LA MAYORÍA TIENEN UNA COMISION QUE TE CRUJE

¿Tarjetas de compras «sin intereses»? Que no te den gato por liebre… ¡Hay truco!

Según advierten desde el portal de ahorro 'Kelisto.es'

¿Tarjetas de compras "sin intereses"? Que no te den gato por liebre... ¡Hay truco!
Tarjetas de crédito. EP

Implicarían el pago de unos intereses que van del 4,99% al 22,36% TAE

El famoso reclamo de «pague sus compras en cómodos plazos sin intereses» tiene truco en la mayoría de las tarjetas que comercializan las grandes entidades financieras, según advierten desde el portal de ahorro Kelisto.es.

En concreto, el 85% de las tarjetas denominadas como «revolving» ofrecen a sus clientes devolver el importe sin intereses, pero cobran una comisión por operación que puede alcanzar los 45 euros.

Teniendo en cuenta que los consumidores españoles gastaremos 303,15 euros de media en pagos con tarjeta durante la Navidad, estos cobros por compras aplazadas implicarían el pago de unos intereses que van del 4,99% al 22,36% TAE.

GANAN TERRENO

Este tipo de tarjetas ha ido ganando terreno con el avance de la crisis. Además de convertirse en una alternativa de financiación ante la actual sequía de crédito, las entidades las promocionan acompañadas de ventajas aparentemente atractivas (descuentos, devolución de compras…) y de promociones sin intereses.

De ahí que su uso se haya disparado en los últimos años: en 2008, solo el 12,4% de los usuarios de tarjetas afirmaba utilizar la modalidad de pago aplazado, mientras que en 2012 esa cifra había avanzado hasta el 25%, es decir, había crecido un 101,6%, según datos de Mastercard.

Las comisiones pueden ser fijas o variar
De las siete tarjetas «revolving» que utilizan como reclamo el pago «sin intereses» hay seis (el 85% del total) que explican en sus condiciones que aplicarán una comisión o coste por cada operación que oscile entre los 2,45 euros y los 45 euros. Por tanto, el consumidor sí tendrá que afrontar gastos por el aplazamiento de los pagos, al contrario de lo que parecen dar a entender, en un principio, las condiciones del producto. De media, estas tarjetas cobran unas comisiones máximas por operación de 12,9 euros, aunque con distintas condiciones en función del producto.

COMISIONES

Las comisiones más bajas son las de la tarjeta Abanca Visa Business, que aplica un cobro de 2,5 euros por sus operaciones de financiación sin intereses (para un plazo máximo de amortización de tres meses y sin límite de cantidad a financiar).

Las tarjetas con comisiones máximas más elevadas son las de Kutxabank. La entidad cuenta con un servicio para fraccionar los pagos llamado Flexibuy por el que se pueden financiar las compras de entre 450 y 2.000 euros «sin intereses» (el plazo se reduce a tres meses para las compras de entre 300 y 450 euros).

Eso sí, la entidad cobra unas comisiones por operación que dependen del plazo máximo de amortización. Así, aquellos que opten por pagar las compras en tres meses tendrían que abonar 10 euros; a 6 meses, 25 euros; a 9 meses, 35 euros; y a 12 meses, 45 euros.

Si un consumidor, por ejemplo, decidiera utilizar el servicio Flexibuy para aplazar una compra de 450 euros a 12 meses, tendría que pagar una cuota de 37,50 euros al mes, a los que tendría que sumar los 45 euros de gastos de gestión.

El TIN de una operación de financiación solo tiene en cuenta el tipo de interés que el banco te aplica por prestarte dinero. Por tanto, en este caso, el TIN sería del 0%, ya que la entidad cobra «cero intereses» por la operación. Ahora bien, la TAE -que incluye otros gastos como las comisiones- ascendería al 21,42%.

Entre las ofertas analizadas, solo hay una que realmente ofrece una financiación a plazos sin intereses. Se trata de la tarjeta Popular Punto Oro, que permite pagar importes de entre 600 y 18.000 euros sin intereses siempre que el plazo de amortización no sobrepase los seis meses.

Cómo dar un buen uso a las «revolving»

1. Analiza las ofertas «sin intereses»: la mayoría de las promociones para pagar a plazos «sin intereses» esconden comisiones por gastos de gestión. Si bien no son intereses en sí mismos, estos cargos implican que tu operación, finalmente, si tendrá un coste. Por tanto, analiza bien la letra pequeña y calcula cuál será la TAE final que tendrá tu tarjeta al contabilizar las comisiones que pudieran aplicarte.

2. Antes de contratar una tarjeta «revolving», fíjate en su TAE: estas tarjetas, como cualquier otra forma de financiación, te permiten disfrutar de un dinero por adelantado. Pero este préstamo tiene un coste. Para averiguar a cuánto asciende y si podrás asumirlo, debes analizar su TAE, que incluye otros costes añadidos, como las comisiones. El interés mensual puede resultar engañoso (te dará la sensación de que pagas poco) y no te permitirá comparar el coste de este instrumento con el de otros, como los préstamos personales.

3. Evita pagar la cuota mínima: tendrás la tranquilidad de saber qué cantidad pagarás fija cada mes. Sin embargo, esto puede convertirse en un arma de doble filo, sobre todo si pagas la cuota mínima. En cualquier caso, es esencial chequear si con tu mensualidad estás cubriendo, al menos, el coste de los intereses más una parte de tu deuda real.

4. Ojo a los costes añadidos: además de los costes por gestión en las ofertas «sin intereses», las tarjetas «revolving» también pueden tener otras comisiones: cuotas anuales por mantenimiento, por amortización total o parcial de tu deuda… Es fundamental que compruebes cuál es el importe de cada uno de estos costes antes de que te decidas por una u otra.

5. Solicita toda la información que necesites: cuando contratas una , tienes derecho a pedir una aclaración sobre las cantidades abonadas y la deuda pendiente, según recuerdan desde el Banco de España. También puedes solicitar a la entidad que te explique cuándo terminarás de pagar la deuda.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído