"No debía haber entrado en el euro cuando no debía, cosa que también hizo España"

Niño Becerra: «Grecia está condenada a la miseria interna, al éxodo de sus habitantes por el mundo»

"Pienso que en España las vamos a pasar canutas para reducir déficit de aquí al 2020 y que la situación social se va a degradar lo inimaginable"

Niño Becerra: "Grecia está condenada a la miseria interna, al éxodo de sus habitantes por el mundo"
Santiago Niño-Becerra. PD

Sostiene que esos países realmente no decidieron formar parte del euro, sino que "los metieron" en la moneda única

El catedrático de Economía de la universidad Ramon Llull de Barcelona, Santiago Niño Becerra, no ve solución para Grecia. Lo hace en un artículo escrito horas antes del resultado del referéndum de este domingo 5 de julio de 2015 en que ha salido victoroso el ‘no’.

Contundente, afirma: «Grecia está condenada a la miseria interna». La culpa de todo, según él, la tiene el haber entrado en el euro cuando no debía, cosa que también hizo España.

En su artículo en el blog La Carta de la Bolsa, Niño Becerra afirma:

«Los PIGS no debieron haber entrado en el euro cuando entraron y como entraron (los políticos que no digan nada porque entonces ningún político de ningún color dijo nada en contra), y ahora se está pagando con sangre la factura».

Sostiene que esos países realmente no decidieron formar parte del euro, sino que «los metieron» en la moneda única.

ESPAÑA NO DEBIÓ ENTRAR

Afirma que, por ejemplo, España no debió entrar en el euro porque

«la productividad española era muy inferior a la de economías potentes de Europa, y porque tarde o temprano, como España no podía aumentar su productividad de forma sana a base de inversión y de aumentar el valor añadido de lo que fabricaba, a lo que se añadía una presión fiscal más baja que esos países potentes de Europa, habría que aplicar recortes de gasto público y rebajas de costes salariales».

Sobre Grecia opina que aún partía desde una posición peor y que la situación en la que actualmente se encuentra es una consecuencia previsible y lógica de aquella decisión errónea de adoptar la moneda única.

«Grecia hoy ante su referéndum y su postura se halla como España en 1993. Sea cual sea el resultado del referéndum Grecia está condenada a la miseria interna, al éxodo de sus habitantes por el mundo a la búsqueda de una ocupación que llevarse a la boca, a rogar limosna, a que tengan que pedir permiso hasta para ir al lavabo. Grecia podrá votar lo que quiera, pero si votar sí supone la dependencia absoluta de Europa y la postración ante el poder económico sobre todo europeo, votar no supone convertirse, utilizando aquella expresión acuñada por la Administración Bush Jr., en un ?estado fallido?».

Sobre España, el catedrático es algo más optimista:

«Pienso que en España las vamos a pasar canutas para reducir déficit de aquí al 2020 y que la situación social se va a degradar lo inimaginable, pero de una u otra manera España, aunque sea retrocediendo 40 años en su bienestar, llegará».

A Grecia, en cambio, la sentencia: «Grecia ya está en el pozo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído