Tras sumar en torno a un punto de crecimiento y propiciar a nuestro país un ahorro de 17.000 millones en 2015

La caída del precio del petróleo aportará un punto de crecimiento al PIB de España en 2016

El desplome del crudoaligerará la factura energética española entre 5.000 y 10.000 millones de euros

La caída del precio del petróleo aportará un punto de crecimiento al PIB de España en 2016
Barril de crudo y precio del petróleo. PD

Con el ahorro de estos años se pueden pagar las pensiones de dos meses / El Ejecutivo estimó el Brent en 62,5 dólares y el mercado en 10 menos

La caída del precio del petróleo proporcionará a la economía española una nueva alegría en el año 2016. Tras sumar en torno a un punto de crecimiento y propiciar a nuestro país un ahorro de 17.000 millones en 2015, el impacto de esa caída lenta pero inexorable del barril de Brent añadirá hasta un punto de crecimiento al PIB y aligerará nuestra factura energética entre 5.000 y 10.000 millones más.

Y es que el Ejecutivo español, cuando ha tenido que elaborar los últimos Presupuestos del Estado, ha sobrevalorado el precio de esta materia prima. Así, para 2015, preveía el precio del barril de Brent en 79,5 dólares.

Explica José Luis Bajo Benayas en ‘El Economista‘ este 19 de diciembre de 2015 que el coste final medio durante este año no ha llegado a los 55, por lo que los ahorros para España, importadora del 99% de los productos energéticos que consume, han sido considerables.

En 2016 puede volver a suceder lo mismo. En las cuentas públicas para el próximo año, que Guindos calificó de «prudentes», el barril de Brent está valorado en 62,5 dólares.

El consenso del mercado mundial lo sitúa en 55 dólares, pero ha ido rebajando esas previsiones conforme pasaban los meses.

Así, el conjunto de entidades que, según Bloomberg, han hecho pronósticos durante este mes de diciembre, han apostado por un barril a 52 dólares.

Más dinero en el bolsillo

Una diferencia de 10,5 dólares por unidad que, para un país como España, que importa más de 1,3 millones de barriles al día, significa más crecimiento por el mayor ahorro.

El precio de los carburantes seguirá previsiblemente a la baja otorgando margen a las empresas que importen y al consumidor, que contará con dinero extra para comprar otros productos y dinamizar, por ende, la economía.

No es descartable que el ahorro de la economía española pueda ser incluso superior a los 10.000 millones en 2016. De esta manera, el impacto agregado de este y el próximo año ascenderá, como mínimo, a los 27.000 millones, una cantidad que equivale al pago de los 10 millones de pensiones en España durante más de dos meses (se destina a este capítulo una cantidad mensual cercana a los 12.000 millones).

También hay lado negativo

Pero, en Economía, es conocido que toda buena noticia esconde otra mala. Pese a que los peores efectos del bajón de precio del crudo se dejan sentir en los grandes productores (Golfo Pérsico, Venezuela y Rusia, entre otros), España tampoco escapa de algunos efectos perversos.

Primero, el de la inflación, próxima al 0 durante todo 2015 y que apunta a seguir muy baja durante el próximo año. Un nivel que, por un lado, mantiene los tipos de interés en mínimos, pero que por el otro, presiona los salarios a la baja; impide una mayor recaudación por cotizaciones sociales; y perjudica finalmente los ingresos fiscales del Estado.

El otro efecto perverso, también referido a la recaudación del Estado, tiene que ver con los Impuestos Especiales.

Los precios de la gasolina caen, y también los impuestos que deja su consumo; lo mismo sucede con el tabaco, o con el dinero que el Estado recauda a través de los peajes. Tanto es así que el Gobierno, que suele aprobar subidas de precios como el de la luz o el de la bombona de butano el primer día del año, ¿qué justificación va a tener esta vez para hacerlo?».

En 2016 el nuevo Ejecutivo no tendrá margen para recaudar esos 300 o 400 millones con los que cuenta a principios de cada año por el incremento de precios.

De cualquiera manera, los efectos positivos para una economía como la española «superan, con mucho, a los negativos», por lo que durante 2016 «seguiremos con los vientos favorables» por esta cuestión y por los efectos de la depreciación del euro.

Regalo de Navidad para España y la UE

España, especialmente; pero también Portugal, Reino Unido y otros socios europeos se están beneficiando de la caída del petróleo por ser importadores netos.

Gracias a la caída de precios se eleva la renta disponible de los consumidores sin la presión de las cuentas públicas o la balanza de pagos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído