El catedrático de Estructura Económica en la Universidad Ramón Llull

Niño Becerra: «España se enfrenta al peor de dos mundos posibles»

"Empeora a medida que la automatización prosiga su implantación en el sistema productivo"

Niño Becerra: "España se enfrenta al peor de dos mundos posibles"
Santiago Niño Becerra. CB

España no está ni en un lado ni en otro; será un país con elevado desempleo y poco competitivo

Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica en la Universidad Ramón Llull, cree que España se enfrentará a un futuro muy complicado a medida que la automatización prosiga su implantación en el sistema productivo.

Hay países que podrán aprovechar de alguna manera esta automatización para ser más competitivos, mientras que otros que no se adapten tan bien, podrán a cambio mantener a gran parte de su población activa empleada.

Según Becerra, España no está ni en un lado ni en otro; será un país con elevado desempleo y poco competitivo.

Becerra hace alusión a un informe de Boston Consulting Group (The Shifting Economics of Global Manufacturing), para argumentar su posición.

En dicho informe se muestra que Corea del Sur será el país que ‘aproveche’ mejor la robotización del sistema productivo hasta 2025. Según el informe, las empresas podrán ahorrar hasta un 33% de sus costes salariales gracias a la automatización de determinados procesos.

Este fenómeno hará que muchas profesiones desaparezcan (podrán aparecer otras nuevas), pero reducirá los costes de producción de las empresas aumentando su competitividad en el mercado, lo que a la postre puede desembocar en grandes entradas de capitales al país, que habrá que encargarse de redistribuir posteriormente. Becerra explica:

«Corea se lleva la palma, con diferencia, y delimita una senda a seguir… En el otro extremo está México. El ahorro en costes laborales sería del 3% y desaparecerían entre el 1% y el 7% de los puestos de trabajo».

España, a la cola

«España, ya ven, se se halla a la cola con un ahorro del 6% en coste laborales y la desaparición de entre el 4% y el 19% de los puestos de trabajo. En la cola y mal: muchos puestos de trabajo destruidos y poco ahorro proporcional».

«España tiene dos problemas. Uno es la escasa necesidad de robotización porque la estructura de su PIB no lo justifica. Y dos, a pesar de ello no es capaz de reducir el desempleo de su población activa. Este es el peor de dos mundos posibles», sentencia el economista de la Ramón Llull.

De modo que España está entre dos aguas, no logrará aprovechar la reducción de los costes laborales, pero tampoco logrará crear todo el empleo necesario. Además, la escasa automatización que se implantará en España destruirá proporcionalmente más empleo que en otros países, según el informe al que hace alusión Becerra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído