"Vamos hacia un deterioro que afectará mucho más a unos que a otros"

Santiago Niño Becerra: «Nos acercamos a un mundo mucho peor y desigual»

"El consenso ya reconoce que el sistema de pensiones es insostenible"

Santiago Niño Becerra: "Nos acercamos a un mundo mucho peor y desigual"
Santiago Niño Becerra. CB

Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramón Llull, cree que la tendencia a largo plazo de la economía española es «ir a peor».

Aunque España es un caso especial, el resto del mundo también sufrirá las consecuencias de un contexto marcado por la desigualdad y con el aumento de los costes relacionados con el envejecimiento de la población.

Becerra explica en La Carta de la Bolsa, que analizando la proyección del número de afiliados a la Seguridad Social y el número de pensiones contributivas y el ratio de afiliados por pensión se puede observar que algo no encaja si todo se mantiene igual.

España gasta en pensiones el doble que en 2003, pero sólo tiene 780.000 afiliados más que entonces.

Becerra explica analizando las proyecciones realizadas por el think tank Fedea, que «el número de afiliados iniciará una línea decreciente a partir del 2020, que ya no se recupera, acabando en una posición menor que al inicio del período; evidentemente menos afiliados, en una atmósfera de salarios medios congelados o con alzas muy ligeras, implica una menor recaudación.»
Pensiones insostenibles

El catedrático de la Ramón Llull muestra su pesimismo sobre el futuro, las pensiones son insostenibles y las decisiones que busquen parchear esta insostenibilidad serán duras:

«El número de pensiones a pagar por el sistema crece de forma imparable desde el 2010 hasta el 2045 debido a la llegada a la edad de jubilación de los baby boomers y de sus descendientes. En consecuencia es una obviedad que el ratio ‘afiliados por pensión pagada’ caiga en picado desde casi 2,3 a 1,2 haciendo de todo punto insostenible el sistema».

Becerra sostiene que como el sistema es insostenible habrá que cambiar «su filosofía de funcionamiento», es decir, habrá que realizar un cambio gradual del sistema de reparto que se viene usando en España desde hace décadas. Estos cambios tendrán efectos notables sobre la población y la desigualdad económica.

«El resumen del resumen de todo lo dicho simple: tendencialmente, vamos a peor: el mundo va a peor. No es que tal persona, o tal empresa, o tal localidad, vayan a ir a peor, de hecho habrá individuos, compañías y municipios que mejoren, pero en su conjunto el planeta se desliza hacia un empeoramiento que afectará a unos mucho más que a otros, es decir, el mundo será todavía más desigual».

«Todo apunta a que ese empeoramiento vendrá caracterizado por la caída en la importancia del factor trabajo en un entorno de exceso de población activa y por la disminución del papel unificador e igualador del Estado».

Para Becerra algunos de estos cambios ya se están manifestando a día hoy. «El escenario será muy complicado», sentencia el catedrático.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído