Dicen que Nerea Belmonte incumple varios artículos del código ético

Podemos expulsa por fin a la concejal de Alicante que adjudicó contratos a colegas de partido

"Parece ser que las críticas no son siempre bienvenidas en Podemos, sobre todo si vienen de personas que no pueden ser controladas por la cúpula valenciana"

La caradura denuncia una "caza de brujas" contra ella y critica que ésta "ha durado más que suficiente" por lo que no va "a tolerar" que se manipule la información para "manchar" su nombre

Les ha costado lo suyo, pero a la fuerza ahorcan y tras arrastrar los pies varios meses, negar lo evidente, decir que todo era una campaña de los medios derechosos y otras sandeces, los de Podemos se han resignado a hacer lo que correspondía.

El Comité de Garantías de Podemos en la Comunitat Valenciana ha decidido expulsar a la exconcejala de Guanyar Alacant y actual edil de Alicante en el grupo de No Adscritos, Nerea Belmonte, tras conocerse que concedió varios contratos a la empresa de comunicación de dos compañeros suyos en Podemos.

La expulsión se produce después de que la comisión gestora de la ciudad de Alicante de Podemos propusiera al Consejo Ciudadano Valenciano la apertura de un expediente informativo por parte del Comité de Garantías por si la concejala del grupo municipal Guanyar Alacant Nerea Belmonte «hubiera vulnerado el código ético» de la formación en varios de sus artículos, por lo que la conminó a dejar su cargo en el consistorio municipal.

En concreto, precisaron que se trataba del artículo 3.8, al participar «directa o indirectamente» en un proceso de contratación del Ayuntamiento y el artículo 3.7, por haber contratado con una empresa constituida con posterioridad a su toma de posesión como edil «corriendo el riesgo de generar dependencias o clientelismos».

Asimismo, la Comisión consideró que incumplió el 3.2, por no haber renunciado a un regalo en forma de un pase para asistir a la Madrid Fashion Week «que le hizo una amistad común con los socios» de la empresa a la que contrató; y, por el artículo 3.11, por tolerar la adjudicación continuada con una empresa de amigos y por no «perseguir con firmeza» cualquier signo de «fraude o corrupción».

La edil recurrirá

Belmonte ha asegurado en un comunicado que recurrirá su expulsión ante la Comisión de Garantías Estatal y emprenderá acciones judiciales contra «aquellas personas que de forma malintencionada hayan intentado o intenten ensuciar mi honor o mi imagen».

En su escrito, defiende que la decisión «no se basa en la contratación de militantes del partido», sino en su «desobediencia» a la Gestora de Alicante por no haber renunciado al acta de concejal.

«Mi expulsión no se debe a la contratación que llevé a cabo, sino a la desobedecida a un órgano que no tenía ni tiene legitimidad para exigirme el acta, y por ello recurriré la decisión al órgano superior».

De este modo, recalca que la Comisión de Garantías «no ha entrado a valorar que la Gestora dejó la decisión sobre mi acta en manos de Izquierda Unida a través de Guanyar Alacant, lo cual fue una irresponsabilidad política, ni tampoco el hecho de que la Gestora temporal de Podemos Alicante no tenía potestad para exigir mi dimisión».

«La Gestora de Podemos Alicante tenía pleno conocimiento de que Guanyar Alacant estaba controlada por Izquierda Unida y de que la asamblea donde se decidió mi expulsión tenía múltiples irregularidades, entre ellas no dejaron votar a decenas de militantes de Podemos».

Además, la edil en el consistorio alicantino señala que una gestora que «no aparece ni siquiera» en el documento organizativo del partido «no tiene potestad» para exigir su acta de concejal puesto que ella ni se presentó a las elecciones locales con Podemos ni «es el órgano del partido con la potestad para exigir dimisiones».

«Nuestros reglamentos establecen claramente que es la Comisión de Garantías el órgano encargado de decidir sobre el cumplimiento del código ético de Podemos y por tanto cualquier exigencia de dimisión por parte de una gestora o consejo ciudadano no se ajusta a nuestros procesos internos».

«No hice nada ilegal»

A su juicio, la razón por la que la Comisión de Garantías de la Comunitat Valenciana no ha podido expulsarla por las contrataciones con militantes de Podemos es «simple».

«No hice nada ilegal ni contrario al código ético de Podemos y, de hecho, en otras ciudades como Valencia, concejales militantes de Podemos han contratado a compañeros de partido y han recibido el apoyo del partido».

Por tanto, considera que la «gran diferencia» es que ella no pertenece al sector «oficialista» del partido y siempre se la ha tachado como «crítica».

«Parece ser que las críticas no son siempre bienvenidas en Podemos, sobre todo si vienen de personas que no pueden ser controladas por la cúpula valenciana».

Belmonte avanzada que en los próximos días hará pública toda la documentación sobre el proceso de «investigación» de la Comisión de Garantías de la Comunitat Valencia para que «la gente tenga toda la información a su disposición para poder opinar libremente».

«Las elecciones han terminado, tiempo durante el cual he permanecido callada para evitar que hubiese ruido en Alicante contra Podemos, mi lealtad hacia mi partido ha quedado suficientemente probada, pero no voy a permitir por más tiempo ataques gratuitos sin defenderme ante las mentiras».

La caradura denuncia una «caza de brujas» contra ella y critica que ésta «ha durado más que suficiente» por lo que no va «a tolerar» que se manipule la información para «manchar» su nombre.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído