La OPEP recortará en 1,2 millones de barriles diarios su oferta de crudo

Así va a afectar a tu bolsillo la subida del precio del petróleo

España como importador tiene unas cuantas razones para refunfuñar

Así va a afectar a tu bolsillo la subida del precio del petróleo
Barril de petróleo y precio del crudo. PD

España consume una media de 1,2 millones de barriles de petróleo al día y no produce prácticamente nada

La OPEP, la organización de países productores y exportadores de petróleo, los mandamases del oro líquido, ha acordado este miércoles un recorte en su producción como palanca para subir los precios, hasta 32,5 millones de barriles diarios desde los 33,6 millones actuales, a partir del 1 de enero de 2017, lo que supone retirar 1,2 millones de barriles respecto a octubre.

En consonancia, Rusia y otros productores de crudo no miembros de la OPEP se unirán al recorte de la producción de la organización añadiendo otros 600.000 barriles al día (La OPEP recortará en 1,2 millones de barriles diarios su oferta de petróleo).

El anuncio ha tirado de los precios arriba en los mercados, por el aumento de la demanda ante las previsiones de escasez. El barril de brent, el de referencia en Europa, se ha encarecido un 8%, desde los 46,4 dólares y superando por primera vez desde octubre la cota de los 50 dólares.

No es por fastidiar, pero fastidia. Si los precios continúan bajos, los productores no ganan, pero su población pierde porque comprará más caros petróleo, derivados y resto de productos ligados al oro negro.

España consume una media de 1,2 millones de barriles de petróleo al día y no produce prácticamente nada. Si por contra suben, los importadores pagarán más y su población, este lado de la balanza donde se sitúa España, tendrá unas cuantas razones para refunfuñar.

¿CÓMO TE VA A AFECTAR LA SUBIDA DEL PETRÓLEO?

  • Moverse será más caro Sube el precio de la gasolina y, con él, la factura al respostar. Las compañías aéreas repercutirán el precio del combustible de sus billetes de avión y complementos.
  • El transporte de mercancías se encarecerá y todos los elementos que componen coches, aviones, trenes, barcos, bicicletas (por los plásticos que se utilizan en su fabricación), motos y camiones, entre otros, serán por necesidad más caros. También incidirá en el precio de los neumáticos, entre un 5% y un 10%.
  • Los niños saldrán menos de excursión y los buses escolares buscarán rutas alternativas y más cortas. Podría aumentar hasta el impuesto de basuras, por el coste del combustible para la recogida.
  • Todos los transportes, incluido el personal, serán más caros. También comprar una bicicleta.
  • Calentarse: las calderas de gasoil, derivado del petróleo, se alimentan en exclusiva de este combustible fósil, el más usado en calefacción, sobre todo en las que irradian calor a toda la comunidad.
  • La industria también sufrirá el alza de la factura energética, una parte fundamental de las cuentas de las empresas y un elemento clave de su competitividad frente a otros países. Cuanto más caro se produce, más caro se vende.
  • En casa. Los productos de droguería y de higiene personal, sofás, colchones, cubos de reciclado, electrodomésticos, electrónica y domótica, cables, muebles están hechos con derivados del petróleo.
  • En el colegio y en la oficina. Papeleras para reciclaje, bolígrafos, carpetas, rotuladores, pantallas, mochilas, plastilina, pegamento, reglas, sillas y casi todo lo que se usa en estos dos ámbitos también procede del petróleo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído