Por no impedir la millonaria indemnización al empresario por parte del Estado mientras era ministra de Economía

Christine Lagarde, declarada culpable de negligencia en el ‘Caso Tapie’ pero sin pena

La condena no aparecerá en los antecedentes penales de la exministra francesa

Christine Lagarde, declarada culpable de negligencia en el 'Caso Tapie' pero sin pena
Christine Lagarde. FMI

La Fiscalía ha defendido durante todo el proceso absolver a la dirigente del FMI porque fue una decisión política sin fundamento para juzgarse desde un punto penal

La Corte de Justicia de la República de Francia declara culpable a la directora gerente del FMI por «negligencia» en el caso Tapie, al no impedir la millonaria indemnización al empresario Bernard Tapie por parte del Estado mientras era ministra de Economía. ¿Qué pasará con Lagarde? El directorio del FMI se reúne para analizar la sentencia.

A pesar de que la Corte de Justicia de la República de Francia ha declarado culpable a Lagarde, ha decidido no establecer una condena a la que fuera ministra de Economía. Lagarde se enfrentaba a una pena de hasta un año de cárcel sin cumplimiento y 15.000 euros de multa.

Lagarde no asistió a la lectura del veredicto en París y, según sus abogados, se halla en Washington, en la sede del FMI. El organismo ha convocado a su máximo órgano, el directorio ejecutivo, para analizar las consecuencias de la decisión de la justicia francesa. En estos momentos hay serias dudas sobre la continuidad de Lagarde al frente del FMI.

Los tres magistrados y doce parlamentarios que componen la corte consideraron que Lagarde debió recurrir la multimillonaria indemnización al empresario Bernard Tapie en 2008 y que fue «negligente» no hacerlo.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la República, una instancia especial para juzgar a ministros y exministros por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones, creen que Lagarde no escuchó a los miembros de sus servicios que le aconsejaban apelar, lo que habría dejado al Estado en una situación más favorable para negociar con Tapie la indemnización.

Sin embargo, en atención a la «personalidad» y «reputación internacional» de Lagarde, los jueces decidieron no imponerle ninguna pena y que la condena no figure en su ficha de antecedentes judiciales.

El abogado de la ex ministra de Economía, Patrick Maisonneuve, ha señalado en declaraciones a la prensa que estudiarán la posibilidad de recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo.

La Fiscalía ha defendido durante todo el proceso absolver a la dirigente del FMI porque fue una decisión política sin fundamento para juzgarse desde un punto penal.

La millonaria indemnización

Lagarde aprobó el pago de una indemnización de 404 millones de euros al empresario Bernard Tapie, quien había vendido Adidas al banco semipúblico Crédit Lyonnais en 1994 para incorporarse como ministro al Ejecutivo liderado entonces por François Mitterrand.

La ex ministra tomó la decisión, asesorada por sus colaboradores, sometiendo el caso a un arbitraje privado en 2007. El que fuera director de la Agencia de Participaciones del Estado Bruno Bézard declaró que ya entonces sus servicios advirtieron de que dejar esa decisión en manos de un arbitraje privado comportaba «riesgos colosales e injustificados».

Lagarde, por su parte, se defendió asegurando que lo ordenó así tras haber «analizado» los riesgos y valorado «las ventajas y los inconvenientes» de las diferentes soluciones propuestas.

La entonces ministra quiso acabar con un contencioso iniciado en los años 90 y que estaba siendo muy costoso en minutas de abogados para las arcas del Estado.

Un año más tarde, los árbitros tomaron una decisión que costó al erario algo más de 400 millones de euros, incluidos 45 millones en concepto de reparación moral para Tapie.

Anulado el arbitraje

Una decisión anulada posteriormente por la justicia ordinaria después de que se conociera que uno de los árbitros estaba en relación profesional con el abogado de Tapie.

Durante el juicio, Lagarde ha reconocido que no valoró las consecuencias de su decisión, en lo que a lo largo de la vista se ha revelado como el principal punto débil de su defensa.

Para la Fiscalía, ni siquiera ese punto fundamenta una condena a la directora del FMI, porque en todo caso se trató de una decisión política que no puede juzgarse desde el prisma penal.

Sus abogados se encargaron de recordar que, entonces, a nadie le pareció escandalosa la indemnización impuesta y que no ha podido demostrarse que Lagarde actuara de forma deliberadamente negligente.

Como la propia ex ministra, recalcaron que ese caso lo pilotó su jefe de gabinete, el actual presidente de France Télécom, Stéphane Richard, muy próximo al entonces presidente, Nicolas Sarkozy.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído