Cómo elegir un préstamo online

Cómo elegir un préstamo online
Trabajando con el ordenador Pixabay

Se acerca el buen tiempo y con él las vacaciones, no sólo es importante organizar los días, hay que tener en cuenta el impacto que pueden suponer en la economía familiar. En los últimos años y con la entrada de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana de todos, han surgido nuevas alternativas para hacerse con el dinero necesario ante posibles imprevistos o gastos añadidos, como es el caso de los viajes. La opción más destacada y que parece contar con mayor aceptación entre los usuarios es la de solicitar un préstamo online. Un préstamo online consiste en la solicitud, siempre a través de Internet, de una pequeña cantidad de dinero a una entidad de crédito, comprometiéndose a devolver ese dinero con intereses en el plazo acordado entre ambas partes.

El sector del crédito y préstamo al consumo parece estar en auge y goza de un aumento de adeptos sin precedentes. Durante el año 2016, la inversión en este tipo de operaciones de crédito al consumo de bienes duraderos se situó en 27.354 millones de euros, esta cifra supone un 14,01 % más que en el ejercicio anterior, según los datos del presidente de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef). Del total, 1419,9 millones corresponden a préstamos personales, es decir, el 59,24 %. Este incremento en la financiación a préstamos personales es importante para el sector, por otro lado, las cifras indican que la confianza de los clientes aumenta y sus ventajas resultan atractivas para el usuario. Los préstamos rápidos han supuesto una verdadera revolución para la economía española y la apertura de nuevas entidades financieras independientes dedicadas a este sector, impulsando la creación de múltiples negocios online relacionados con este ámbito.

Independientemente de las facilidades que ofrece esta posibilidad online de solicitud de dinero, la decisión del cliente debe ser meditada y responsable, con el objetivo de no verse en un problema económico mayor del que tenía al principio. Por parte del solicitante debe existir un compromiso de devolución del dinero en el plazo establecido y es importante realizar un buen uso de este servicio, lejos de caprichos y decisiones de última hora. En definitiva, antes de solicitar un préstamo online es necesario valorar una serie de premisas para conocer cuál será la elección más acertada según las circunstancias personales de cada individuo.

La primera pauta es tener claro cuáles son las necesidades para pedir el préstamo y las posibilidades reales de realizar la devolución en el plazo acordado, así como valorar fríamente la urgencia del dinero, y no pedir más allá de lo estrictamente necesario teniendo muy presentes los gastos e ingresos mensuales. Por otro lado, hay que tener en cuenta una de las herramientas más útiles a la hora de tomar una decisión de este tipo, los comparadores online. Con este recurso existe la posibilidad de conocer de un vistazo todas las ofertas y decantarse por la más apropiada teniendo en cuenta limitaciones personales. En última instancia, nunca debe firmarse un acuerdo sin conocer con detalle las posibilidades de cancelación y pago por adelantado. Todas estas precauciones y consejos suponen la diferencia entre adquirir una deuda o formar parte de una solicitud de dinero responsable y útil, que solvente los problemas imprevistos de la economía personal.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído