Por el incremento de la inmigración

La población de España crece por primera vez desde 2011

Se reduce drásticamente el número de personas que se marcha al extranjero

La población de España crece por primera vez desde 2011
Población, natalidad, inmigración, demografía. PD

Aumenta un 21,9% la inmigración que llega a España respecto a 2015

La población residente en España creció en 2016 por primera vez desde 2011.

Según el dato publicado por el Instituto Nacional de Estadística, la población alcanzó los 46.528.966 habitantes a 1 de enero de 2017, con un incremento de 88.867 personas respecto al año anterior.

Durante 2016 España disfrutó de un saldo migratorio positivo de 89.126 personas.

La inmigración aumentó un 21,9%, mientras que la emigración descendió un 4,6% respecto al año anterior.

Es decir, en los flujos migratorios vuelven a predominar las entradas netas, tanto por un incremento de las mismas como por un descenso de los españoles que se marchan al extranjero.

¿Qué hacen los españoles?

El INE aprecia un cambio en el comportamiento de los españoles: por un lado, aumenta un 20% la inmigración y, por otro, desciende un 9% la emigración, aunque la cifra de los que se marchan (86.112, de los cuales 54.300 nacieron en España) sigue siendo superior a la de los que vienen (62.572, de los cuales 27.223 nacieron en España) y el saldo migratorio continúa siendo negativo.

Estas cifras hay que ponerlas en cuarentena, sin embargo, porque el INE sólo contabiliza a los españoles que, al llegar al extranjero, se lo notifican a las oficinas consulares y embajadas, un ritual que en la mayoría de los casos no se hace.

Los rumanos siguen siendo los inmigrantes más numerosos en España, con un repunte de llegadas de colombianos y venezolanos. España es también el destino preferido por los ciudadanos británicos que dejan su país. Se registra un fuerte aumento en las peticiones de asilo (14.800 en total, según los datos de la OCDE), protagonizadas sobre todo por venezolanos (4.200) a causa de la crisis que vive el país, así como sirios y ucranianos.

La situación en el mundo

A nivel global, la OCDE indica que las grandes migraciones económicas parecen haberse estabilizado tras un fortísimo incremento al inicio de la gran recesión. En el primer semestre de 2016 llegaron a la Unión Europea 72.000 personas, con una leve reducción respecto a las llegadas durante el segundo semestre de 2015. Eso se atribuye a una mejora de las condiciones en los países de origen. Por otra parte, aumentan las peticiones de asilo. Los países de la OCDE, los más desarrollados del planeta, recibieron 1,6 millones de peticiones en 2016. Los refugiados proceden principalmente de Siria, Afganistán e Irak.

La OCDE considera preocupante que los países de inmigración no dediquen grandes esfuerzos a la integración de los recién llegados, cuya tasa de desempleo (33%) supera de forma considerable la de los nativos. Según los últimos datos disponibles, en los países de la OCDE viven ahora 130 millones de inmigrantes regulares y unos cinco millones de refugiados.

Un fenómeno llamativo dentro de la UE es el aumento de los trabajadores desplazados, que, acogiéndose a la normativa comunitaria, mantienen las condiciones salariales de sus países de origen en sus países de destino. Ya son 1,5 millones, el 80% más que al inicio de la crisis. Francia y otros socios de la Unión consideran que la directiva de trabajadores desplazados constituye un caso de dumping laboral e intentan modificarla, con la oposición de los principales beneficiados, encabezados por Polonia.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído