Paradise papers

Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica y compañero de pupitre de Aznar, tenía dos sociedades en paraísos fiscales

Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica y compañero de pupitre de Aznar, tenía dos sociedades en paraísos fiscales
Juan Villalonga. EF

Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica y compañero de pupitre de Aznar, tenía dos sociedades en paraísos fiscales.

Administró una sociedad en las Islas Caimán que administraba junto a su segunda mujer, Adriana Abascal y otra en las Islas Vírgenes Británicas después de dejar su cargo en la empresa de telecomunicaciones, donde mandó entre 1996 y el año 2000.

Documentos obtenidos por el diario alemán Süddeutsche Zeitung -que los ha compartido con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) para dirigir el trabajo que se publica en 96 medios de todo el mundo, entre ellos, dos españoles, La Sexta y El Confidencial – acreditan la relación de Villalonga con las sociedades offshore.

A ella se llega tras el análisis de 13,4 millones de documentos procedentes de dos despachos de abogados, Appleby y Asiacity, y 19 registros mercantiles de jurisdicciones opacas realizados a raíz de una investigación mundial que ha desembocado en los conocidos ya como Paradise Papers.

Villalonga, según cuenta el diario digital español, le ha asegurado que tiene todo en regla. Pero lo cierto es que los documentos recogen que ha participado también, junto a Abascal, en una compañía maltesa y otras dos luxemburguesas, entre ellas una sicav.

El ex ejecutivo de Telefónica aparece como director de S. M. Property Holdings Ltd., radicada en las Caimán, consideradas por España como paraíso fiscal por España.

La sociedad duró más o menos lo que su segundo matrimonio: se constituyó en junio de 1999 -y se casó en junio de 2001 y se convirtieron en administradores de la compañía en abril de 2002. Ambos -matrimonio y sociedad- se disolvieron en 2010.

El abogado de Villalonga ha afirmado que S. M. Property Holdings, que los papeles describen como «non compliant», es decir, sin la debida diligencia realizada para acreditar la identidad de sus representantes legales, se creó para mantener alguna propiedad inmobiliaria, y su dirección para la sociedad de las Islas Caimán se corresponde a la que Abascal tenía en Miami por entonces.

Sin embargo, los papeles obtenidos en el registro de Appleby ubican la dirección de Villalonga en una chalet del barrio madrileño de El Viso.

El exbanquero del Santander y exconsultor de McKinsey, recoge El Confidencial, es clasificado, además, como cliente de «alto riesgo» en un control interno realizado por la firma fundada en Bermudas.

Esta calificación llegó ya dos años después de que se liquidara la sociedad de las Caimán, y fue unos de los fallos de control interno cometidos en Appleby.

Cottesmore Advisors Limited fue la otra sociedad de la que Villalonga fue administrador y representante legal y que compartió con Bobby Yerramilli Rao. Se constituyó en febrero de 2011 en Malta, un país no considerado oficialmente paraíso fiscal por la Unión Europea pero si por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En su constitución, Cottesmore se denominaba Hermes Venture Partners Limited, denominación similar a la de Hermes Growth Partners, el fondo de capital riesgo a través del cual invierte en la compraventa de empresas.

Según el digital, las sociedades ligadas a Villalonga y Yerramilli Rao vuelven a aparecer juntas en una sicav domiciliada en Luxemburgo: Canepa TMT Global Fund S.C.S., constituida el 20 de diciembre de 2012.

El abogado del ejecutivo esgrime que dejó España tras cesar al frente de Telefónica y que por tanto no se le puede examinar como un contribuyente nacional. Actualmente su domicilio oficial está en Mónaco.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído