EL ANÁLISIS DE SIMÓN PÉREZ

Simón Pérez: «Yo no pondría más que el 5 o 10 por ciento de una cartera en criptomonedas»

Podemos pagar con Bitcoins en lugares tan diversos como Starbucks, Subway, Microsoft o Dell

Simón Pérez: "Yo no pondría más que el 5 o 10 por ciento de una cartera en criptomonedas"
Simón Pérez.

Criptodivisas o criptomonedas son nuevo vocablos acuñados a la luz del nacimiento del Bitcoin en 2009. Lo que en sus orígenes parecía ser cosa de frikis y predestinada a un rápido declive cual moda pasajera, se ha convertido en un tema de remarcada relevancia, hasta tal punto que existen ya tarjetas e incluso cajeros donde realizar transacciones diversas como su compra, venta o uso como medio de pago.

En este mercado no regulado no se aplican las regulaciones propias de los mercados financieros y ello hace que manipulaciones y otras perversiones sean cosa habitual. Haciendo una analogía con el mundo de internet, podríamos asemejar estas «monedas» a la Deep web, permiten realizar transacciones entre particulares sin un intermediario regulado, lo que facilita su uso en transacciones con un fin ilícito, así como para fines decorosos realizados con dinero negro, tanto para generar B como para gastarlo.

Podemos pagar con Bitcoins en lugares tan diversos como Starbucks, Subway, Microsoft o Dell, así como en varios comercios de la Milla de Oro en Madrid o de Ciutat Vella en Barcelona, dentro de las iniciativas varias.

Para ello lo más aconsejable es tener una tarjeta de débito asociada a ello, son una especie de tarjetas monedero como las ofrecidas por Xapo, las cuales se recargan y se pueden usar en los lugares de aceptación de estas monedas.

El valor total en estas divisas alcanza ya 600.000 millones de dólares (unos 500.000 millones de euros), lo cual es así como el 50% del PIB de España, en opinión de un servidor mucho para ser algo de tan friki-origen, pero muy, muy, muy poco en términos de relevancia mundial. Estas divisas suman la mitad de todo lo que ganan los españoles en un año, pero para todo el planeta es poco.

Si queremos comprarlos con el dinero en circulación en el mundo debemos elegir alguno de los cálculos que representan la oferta monetaria, existe la M1 que son billetes, monedas y cuentas corrientes (ni siquiera depósitos a plazo fijo), es decir la expresión más básica del dinero, la más reducida puesto que la M2, también añade los depósitos a plazo fijo, la M3 otras partidas.

Como monedas y billetes son solo una pequeña parte del dinero virtual que los bancos mueven, mediante el conocido proceso de creación de dinero bancario. Por ello considero más adecuado hacer los cálculo según la referencia la M2. Sobre la M2 debemos considerar que a nivel mundial solo el 8% del dinero existe físicamente, el otro 92% es dinero virtual, pero virtual en el sentido tradicional de la palabra, por ejemplo lo que anota el banco en una cartilla o depósito a plazo.

De todo ese dinero en efectivo (físico) + cuentas corrientes y depósitos (virtual), las criptodivisas suponen según mis cálculos con datos de hace un mes el 0,5%. Es decir que para dólar o euro tradicional existe medio céntimo cripto.

Y todo esto funciona con la tecnología Blockchain o cadena de bloques en castellano. Supone eliminar la intermediación de terceros que valida la identificación y datos de las dos partes que realizan una transacción.

En este caso la tecnología se basa en compartir la información entre infinidad de usuarios y suponer que si la misma es homogénea y consistente debe ser verdad, que nadie puede manipularnos a todos a la vez, que la omnipresencia y omnipotencia no es cualidad de los manipuladores.

Como veremos próximamente si que se dan intentos y logros de manipulación y estafa diversa en este mundillo.

El futuro no lo podemos predecir, pero concluyendo, es un tema que merece atención y seguimiento, pero no deja de ser nada más que un divertimento dentro de una gestión de activos globales, al menos hoy en día. Yo no pondría más que el 5 o 10% a lo exagerado de una cartera (los millones de un fondo o los miles de un joven o jubilado).

Y a futuro, pues lo mismo puede ser que en 10 años no existan, como hace una década, como todo lo contrario y que supongan más dinero que el tradicional.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído