Economía
Crédito

Pero aún en los casos en que es así, no resulta sencillo desaparecer de dichas listas. También es posible que nos encontremos en una situación de necesidad que nos fuerce a necesitar de un crédito antes de haber podido completar las gestiones destinadas a que se borre nuestro nombre.

Por desgracia las entidades financieras no suelen ofrecer alternativas a estas personas por las vías convencionales, de manera que si estás incluido en listas como equifax o asnef, tus opciones se reducen de forma atroz. Es aquí donde entran los préstamos online, entre los cuales existen opciones incluso para quienes figuran en tales listados.

Inconvenientes, soluciones y riesgos de estar incluido en listas de morosos
¿Con qué dificultades nos encontramos?

En muchas ocasiones, cuando deseemos realizar algún trámite económico la entidad implicada comprobará si nuestros datos figuran en dichas listas. Y en caso afirmativo, nos encontraremos con diversos problemas, suponiendo que no nos nieguen toda opción directamente.

Como hemos dicho, así ocurre con un gran número de entidades financieras tradicionales, las cuales por regla general descartan de inmediato la posibilidad de conceder el crédito. Es debido a ello que a la hora de buscar préstamos con asnef tantas personas optan por recurrir a las comodidades y alternativas que las nuevas tecnologías ofrecen.

A través de internet podemos encontrar comparadores que nos muestran las distintas opciones que entidades de préstamo ofrecen para aquellos cuyos nombres están registrados en listas de morosos. Cada una ofrece unas condiciones distintas, existiendo algunas alternativas en función de nuestra necesidad específica de crédito. Es decir, que de esta forma es posible acceder a todas las comodidades que nos brindan los préstamos online, a pesar de hallarnos en estas circunstancias.

¿Cómo resolver este problema?

En verdad los trámites no suelen ser demasiado complicados, puesto que una vez satisfecha la deuda podemos presentar el documento que lo acredite y reclamar que nuestro nombre sea borrado de la lista de morosos. De todos modos siempre podemos solicitar la información a personas cualificadas y confiables, pero solo a aquellas que sepamos que lo son de verdad.

A pesar de ello, en ocasiones se da alguna urgencia que nos empuja a necesitar de crédito antes de haber podido satisfacer la deuda o realizar los trámites pertinentes, o habiendo hecho ambas cosas, antes de que se confirme su validez y se haga efectiva la eliminación de nuestros datos.

Esta urgencia es la que nos puede conducir a caer en engaños, puesto que, como ya sabrás, no todo en la red es como lo pintan. Ahora bien, tampoco sería acertado decir que todo en internet es una estafa, en absoluto. Pero volveremos a eso después.

Regresando al tema, es posible que navegando por la red te encuentres con personas y entidades que se ofrecen a hacerse cargo de la eliminación de tu nombre de estos listados. Debes tener cuidado, pues si bien es cierto que un profesional o equipo de profesionales puede gestionarlo, no puedes confiar en cualquiera. Sobre todo desconfía cuando te planteen "soluciones mágicas" o cualquier cosa que suene a "truquito legal". Los pasos a seguir para tramitar el borrado de datos en una lista de morosos son muy concretos.

¿Cuáles son los peligros que pueden surgir?

A decir verdad los riesgos son, fundamentalmente, los mismos que presentan los créditos online, los cuales coinciden asimismo con aquellos de los préstamos convencionales.

A pesar de que los comparadores y rankings son, en su mayoría, de fiar, no hemos de olvidar que se trata de intermediarios que se esfuerzan por facilitar que podamos encontrar el préstamo que mejor se adapta a lo que estamos buscando, no de las entidades que nos brindarán el crédito. Por lo tanto, no tienen forma de asegurarse de que todos los prestamistas que figuran en sus listados sean de confianza, dado que no se trata de las mismas entidades.

Por lo tanto queda en nuestras manos el asegurarnos de que la entidad escogida sea legítima. Algo que, de todas formas, deberíamos hacer en cualquier caso antes de tomar una decisión, tanto en la red como por vías más convencionales. Para ello hay varias cosas que podemos hacer.

Aunque es posible acceder a reseñas y opiniones online, en muchos casos (aunque no en todos) no tenemos forma de confirmar si los usuarios que las escriben son fiables o siquiera personas reales. La opinión de personas a las que conozcamos, si alguna ha solicitado uno de estos créditos, será más valiosa.

También viene bien contactar con la propia entidad, para comprobar si responden a nuestras preguntas de una forma clara y concreta capaz de despejar las dudas que nos hayan surgido.

Aparte es vital que comprobemos cuál es el organismo público que monitoriza sus actividades y que la entidad esté correctamente registrada. Una vez sepamos esto podremos contactar con la autoridad pertinente si aún nos quedan dudas. Además debemos comprobar que la entidad no haya estado implicada, directa ni indirectamente, en nada fraudulento.