IMPUESTOS Y BIENESTAR

¿Sabías que cada español dedica 179 días del año a trabajar para Hacienda?

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el 60% de los españoles asegura percibir menos de las diferentes Administraciones Públicas de lo que aporta en forma de impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social.

Además, más de la mitad de las casi 2.500 personas encuestadas afirma ser poco o muy poco conscientes y responsables de los impuestos que paga.

Pues según concluye Santiago Calvo, Coordinador de Students for Liberty Galicia, este año 2017 pagaremos más de 363.000 millones de euros en impuestos, un 38,72% de la Renta Nacional Bruta -la retribución de los factores de producción de producción nacionales-.

La mayor mordida se la llevan los impuestos autonómicos y las cotizaciones a la Seguridad Social con el 32,63 y 27,30% del total de lo recaudado. En cuanto a los impuestos estatales, la mayor carga corresponde a los impuestos directos, con el 18,64% del total de lo recaudado, destacando el 10,60% del IRPF; por eso las recomendaciones a la hora de incrementar la recaudación, por parte de organismos como el Banco de España, vayan de la mano de subidas en los impuestos indirectos, puesto que se recauda con estos 6 puntos porcentuales menos que con los directos.
Impuestos

En cuanto a la presión fiscal por comunidades autónomas, Islas Baleares, Asturias, Extremadura y Andalucía tienen un mayor peso de impuestos sobre su Renta Nacional Bruta; en el otro extremo encontramos a las Ciudades Autónomas, Madrid y Navarra como regiones con menor presión fiscal. Si ponderamos la presión fiscal por la renta per cápita -esfuerzo fiscal o Índice de Frank-, Extremadura y Andalucía continúan siendo las regiones con mayor carga fiscal de España, y Madrid, Navarra y País Vascos destacan por su menor carga impositiva.

Curiosamente, las comunidades autónomas con menores impuestos destacan por ser las regiones con mayores niveles de riqueza, lo que debe hacernos reflexionar sobre si realmente es un Estado grande lo que ayuda a tener un fuerte desarrollo o realmente es al revés, que la generación de riqueza por parte del sector privado permite financiar una cantidad elevada de impuestos; más bien se trata de la segunda opción y es que según un documento de trabajo del Banco de España, en España, por cada incremento en un 1% del PIB, este indicador se reduce en un 1,3% después de un año, lo que ha significado que con las subidas impositivas realizadas por Montoro, por ejemplo, el PIB se ha visto reducido en 25.000 millones de euros, perdiéndose unos 5.000 millones de euros que no han pasado del sector privado al público.

En definitiva, en España debemos empezar a tomar conciencia de la cantidad de impuestos que pagamos, que con los datos a la mano, ascienden al 40% de todas las rentas, siendo uno de los países europeos con mayor carga impositiva.

Ante tal cantidad de impuestos solo nos queda a la sociedad civil defender nuestro bolsillo ante los continuos ataques que perpetra la clase política con tal de afianzarse en la poltrona gastando el dinero que gana el sector privado con mucho sacrificio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído