LA BOMBA DEMOGRAFICA

España: La Seguridad Social reclama una media de 1.800 euros por pagos indebidos a 46.200 pensionistas

España: La Seguridad Social reclama una media de 1.800 euros por pagos indebidos a 46.200 pensionistas
Pensiones, edad, jubilación, planes y demografía. EE

Lo que nos faltaba (España sufre la tormenta demográfica perfecta: emigración, envejecimiento y no nacen niños).

La Seguridad Social reclama casi 83 millones de euros a más de 46.000 pensionistas a los que ingresó dinero de más en 2016 (2019: Las pensiones suben en España un 1,6% y la edad de retiro queda en 65 años y ocho meses).

Tres años después, tras el cruce de datos con la Agencia Tributaria, la campaña anual de control de complementos a mínimos ha destapado que muchos de los perceptores superaban el límite de renta y cada uno de esos beneficiarios de pensiones más bajas debe, a escote, unos 1.800 euros.

La campaña, correspondiente al último año del que se disponen de datos fiscales confirmados y de cuyas conclusiones preliminares ya informó este medio, ha finalizado con el siguiente resultado: el importe total reclamado asciende a 82.793.857,25 euros y el número de pensiones con complementos a mínimos suprimidas o modificadas se eleva a 46.206, lo que deja una deuda por pensionista de hasta 1.792 euros de media.

Las cartas han llegado a sus domicilios tras el estudio de las circunstancias concurrentes en cada caso por parte de las direcciones provinciales y las alegaciones presentadas por los interesados.

En total, la Seguridad Social ha cruzado con Hacienda datos de las rentas de más de 2,4 millones de pensionistas a los que el Estado complementó la pensión al no alcanzar el umbral mínimo fijado en los Presupuestos Generales del Estado y que se situó en 7.116,18 euros anuales en 2016. De estos, fueron señalados 90.646 beneficiarios.

Se trata, por tanto, de los pensionistas que cobran las prestaciones más bajas y suponen prácticamente un cuarto del total de beneficiarios. No en vano, los mencionados complementos tienen por objetivo garantizar un nivel mínimo de subsistencia a todos los perceptores.

La condición sine qua non es que el beneficiario no perciba rentas de capital o trabajo personal, y, si las percibe, que no excedan de la cuantía que se establece anualmente en la Ley de Presupuestos.

¿Cómo funcionan estas campañas de control? Cada año, en colaboración con la Agencia Tributaria y las Haciendas Forales, la Seguridad Social se dedica a recabar las declaraciones de la renta de los perceptores de pensiones con complementos a mínimos del último ejercicio cerrado (suele ir con un par de años de decalaje). Inicialmente se detecta que una parte de ellos supera el límite de ingresos previstos para tener derecho a la percepción del complemento, después se depuran los datos y, tras la criba, queda el total de deudores.

A unos se les suprime directamente el complemento y a otros se les ajusta a su renta y se les modifica.

«Además, todos los años, en la notificación de la revalorización de las pensiones se recuerda al pensionista (en el reverso) el límite de ingresos para poder seguir percibiendo el complemento a mínimos y la obligación de comunicar al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), dentro del mes siguiente al que se produzca el cambio de ingresos, mediante declaración el cambio de su situación económica», indican desde el área responsable fuentes que matizan que el modelo de declaración está en la página web de la Seguridad Social.

Estas campañas se realizan todos los años, si bien los sucesivos gobiernos no han tenido por costumbre hacer públicos los datos ex profeso. Ahora, gracias al histórico facilitado a La Información por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y que se puede consultar en la infografía que acompaña este texto, se conoce que el importe reclamado ha disminuido considerablemente desde los más de 140 millones de euros del ejercicio 2010, en base a las rentas de 2008, después empezó a caer hasta el entorno de los 100 millones, y hasta los casi 83 millones de este 2018.

¿Ingreso o pago indebido?

En el momento en que se conocen este tipo de campañas surgen las dudas sobre si se trata de ingresos o pagos indebidos. Ni lo uno, ni lo otro. En la mayoría de los casos, ni es un error de cálculo por parte de la Seguridad Social, ni un fraude del solicitante. En el momento de solicitud de la pensión, al no existir datos fiscales del ejercicio en curso, se reconocen los mínimos con la mera declaración del beneficiario.

Luego se hacen las comprobaciones oportunas y a veces los ingresos computados por el solicitante no coinciden con los que obran en poder de la Agencia Tributaria y debe hacerse una corrección del complemento a mínimos.

Además, hay que recordar que los complementos a mínimos no tienen carácter consolidable y se revisan anualmente. Es decir, se mantiene el complemento solo mientras se cumplan los requisitos que dan derecho a él. Si el pensionista recibe otras rentas o su pensión sube (por ejemplo, por revalorizaciones o porque se le han reconocido nuevas prestaciones que se suman), el complemento a mínimos es absorbido por esas cuantías hasta llegar a eliminarse si la pensión escala por encima del mínimo.

De cualquier manera, los pensionistas están obligados a devolver los cobros que ahora han sido declarados indebidos, una vez se han contrastado los datos de la renta de 2016.

El reintegro de las deudas por complemento a mínimos se materializa, preferentemente, a través de descuentos a aplicar sobre la nómina mensual de la pensión, salvo que el deudor opte por abonar la deuda en un solo pago. No obstante, los contribuyentes siempre están en su derecho de interponer reclamaciones a las resoluciones de la Seguridad Social por la vía judicial.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido