Los rescatadores, en cambio, defendieron que estaban "preparadas" e "hicieron lo correcto"

Revilla sobre el rescate de las espeleólogas: «No podemos estar todo el día gastando en aventureras»

La consejera Paula Fernández no cuantifica el rescate, que ha sido cubierto por el contrato con Espeleosocorro

Revilla sobre el rescate de las espeleólogas: "No podemos estar todo el día gastando en aventureras"
Revilla y el rescate de las espeleólogas RS

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha aclarado este martes sobre el tuit que escribió este lunes tras el rescate de tres espeleólogas en Conventosa —en el que decía que «no podemos estar todo el día gastando dinero público para aventureros/as»— que fue «espontáneo» y un «aviso a navegantes», ya que con ese mensaje pretendía dar «un toque de atención» y avisar de que esa cueva de Arredondo es «muy complicada» y, por tanto, para «expertos» y «muy profesionales», según recoge ep y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

Así lo ha explicado a preguntas de los medios sobre la polémica publicación en su cuenta de Twitter, en la que mostraba «gran alegría» por que las tres mujeres —de entre 40 y 50 años, y residentes en Cataluña y Castellón— fueran encontradas en buen estado tras más de dos días dentro de la cavidad, pero en la que apuntaba a continuación que «en Cantabria hay cuevas de todo tipo: con pinturas, para gente con silla de ruedas, cuevas de riesgo limitado… como las que frecuento yo. Pero Coventosa es para gente especializada».

Cuestionado por los medios, Revilla ha indicado que si bien no conoce a las espeleólogas no pone «en duda» que estuvieran «preparadas», pero ha apostillado que no lo estaban «tanto» como para hacer noche en la gruta al no llevar, según ha apuntado, ropa térmica y alimentos suficientes. Así, su idea era «lanzar un mensaje» de cara a la «mucha gente» que viene a la región, para que sepa que no es «una broma bajar a esa cueva», de 6,7 kilómetros de recorrido y casi 850 metros de desnivel, con galerías interiores que suman 35 kilómetros y a la que se accede por las bocas de Coventosa y Cueto. Junto a esta última hay un pozo vertical de más de 300 metros, el mayor de Europa.

Tras asegurar que él ha entrado a la cavidad ya que según ha dicho hizo espeleología hasta los 18 años —»sé lo que es Cueto-Coventosa»—, Revilla ha insistido en que adentrarse en esta gruta es una actividad «muy complicada», que solo pueden hacer quienes están «muy preparados» y son «verdaderos expertos».

Al tiempo, con el tuit el presidente cántabro pretendía «abrir un abanico» de las posibilidades de «aventura» que ofrece la Comunidad Autónoma, que cuenta con cuevas «maravillosas», cada una para su «tipo de público», ya que algunas no entrañan «tanto riesgo», como por ejemplo El Soplao, que ofrece una nueva ruta minera que «he hecho yo, a mis 76 años», ha recordado.

Así, el líder del PRC y jefe del Ejecutivo autonómico ha invitado a la «aventura, pero sabiendo lo que se hace», es decir, «con precaución» y de manera «controlada», según las «posibilidades» de cada uno pues no «todos» pueden hacer «todo».

En este sentido, ha apuntado que en Cantabria están «muchos días desplegando muchos medios», y ha evidenciado al respecto que «no es conveniente» poner a diario los efectivos de rescate «en riesgo» y «en el límite», pues puede ocurrir una «desgracia». Además, ha insistido en que el dinero público no está para «aventureros».

«Están preparadas. Han hecho lo correcto»
Las tres espeleólogas rescatadas este lunes por la tarde se encontraban bien, aunque «cansadas», y no necesitaron asistencia médica, según comentaron miembros del operativo de emergencia que las atendió.

El operativo encontró a las mujeres «más o menos a mitad del recorrido», algo «desorientadas» y cansadas por la falta de sueño. «Estaban con ganas de salir, alegres y cansadas», porque llevaban «muchas horas dentro de la cavidad», explicó uno de los participantes en el rescate.

«Intentaron seguir, pero no estaban seguras del camino correcto y se detuvieron a esperar el rescate, y han hecho lo correcto, porque hubiera sido peor continuar sin tener la ruta clara», señaló.

Después de más de 30 horas de rescate, los efectivos estaban «muy contentos» con el desenlace y se felicitaron de que todo haya salido bien. «Aquí somos una pequeña familia», pendientes «unos de otros para que no ocurra nada», indicaron.

Los médicos que han tomado parte del operativo han confirmado que las chicas, que presentaban algo de «agotamiento físico» ya están recuperadas y no han necesitado «ningún tipo» de asistencia médica, ni se les ha tenido que suministrar medicación alguna.

«Son deportistas muy preparadas y eso se nota. Han hecho bien en no arriesgarse y en esperar, y regresar ya acompañadas por nuestros compañeros», recalcó uno de los médicos.

Las tres espeleólogas fueron halladas a las cuatro de la madrugada por el equipo que entró por la boca de Cueto y se esperaba que estuvieran fuera de la gruta hacia las seis de esta tarde, aunque finalmente han llegado al exterior antes de lo previsto.

Las tres mujeres —nacidas en 1968, 1969 y 1980— son naturales, las dos primeras, de Barcelona y la última de Vinaroz (Castellón). Tras ser rescatadas, manifestaron su intención de regresar a sus casas.

Un rescate, por ahora, sin cuantificar
Sobre el coste del rescate, Revilla ha añadido que confía en que su federación tenga seguro y se haga cargo del importe, aunque ha recordado que «alguna vez» lo ha tenido que pagar el Gobierno. De todas formas, y tras considerar que «una vida humana no tiene precio», Miguel Ángel Revilla ha subrayado que lo más importante de todo es que las encontraran «enseguida» y «bien», tras una «labor encomiable» de efectivos del 112, voluntarios, bomberos, agentes de la Guardia Civil, etc. de los que el presidente cántabro se siente «orgulloso».

Por su parte, la consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior, Paula Fernández, ha señalado que desde el Gobierno de Cantabria «no cuantificamos exactamente» el coste del rescate de las tres espeléologas de la cueva Cueto-Coventosa, en Arredondo, ya que se ha realizado con cargo al contrato que el Ejecutivo mantiene con la asociación de espeleosocorro. «El Gobierno tiene un contrato con la asociación de espeleología y un protocolo de montaña, que ha puesto en funcionamiento y que tiene durante todo el año establecido, entonces no cuantificamos exactamente lo que esto supone económicamente», ha manifestado Fernández este martes a preguntas de la prensa antes de intervenir en un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) sobre el coste del rescate.

Se trata de un contrato que «debemos de tener» porque «no debemos escatimar en emergencias», ha enfatizado la consejera de Presidencia, que ha reivindicado que «el Gobierno de Cantabria trabaja e invierte todos los medios necesarios para que cuando ocurre un hecho como este estemos preparados, lo afrontemos y el resultado sea el que ha sido» y que ha calificado de «éxito».

Y lo ha achacado a que, a través de ese contrato con espeleosocorro, el equipo de rescate de la asociación trabajó «de manera coordinada» con el Gobierno, el 061 y la Guardia Civil, y, por ello, ha dicho que «es importantísimo». «Se ha demostrado además que son los mejores —los integrantes de Espeleosocorro— y que en este tipo de rescates trabajan codo con codo con el Gobierno», ha destacado Fernández, que ha indicado que este mismo martes todos los participantes en el rescarte participan en un encuentro para analizar el operativo.

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído