La Generalitat declara en Washington 338.000 euros en gastos y salarios por un periodo de seis meses

La «embajada» catalana en EE.UU se gasta 8.500 euros en entretenimiento, 2.000 euros en teléfono, de dinero público de todos los españoles

La «embajada» catalana en EE.UU se gasta 8.500 euros en entretenimiento, 2.000 euros en teléfono, de dinero público de todos los españoles
Torra RS

Muy caro nos está saliendo a todos los españoles la bromita de estos catalanes irresponsables. El delegado del gobierno autonómico catalán en EE.UU. y Canadá, el funcionario Isidre Sala, que fue nombrado en el puesto el 3 de septiembre, ha declarado un gasto de 8.500 euros en «entretenimiento», 2.000 euros en teléfono, 3.500 euros en comidas, 3.200 euros en viajes entre Nueva York y Washington y 9.300 euros en viajes a Bruselas y Barcelona, según recoge el autor original de este artículo David Alandete en ABC y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Así figura en un registro obligatorio de actividades presentado por la delegación catalana ante el departamento de Justicia de EE.UU., el primero que hace Sala, que sustituyó a Victòria Alsina como representante de la Generalitat en Norteamérica.

Los gastos declarados por la delegación de Cataluña, que abarcan los pasados seis meses, son de 378.000 dólares, 338.000 euros.

El mes pasado Sala se registró como delegado y declaró un salario anual de 160.538 dólares, que al cambio son 144.200 euros. Aparte se le pagan los gastos de representación. La delegación catalana en Washington nunca ha respondido a las peticiones de información, aclaraciones o entrevistas de este diario.

Aparte de los 160.000 dólares de Sala, los otros empleados son: Maria Pilar Pérez Ordoño, que cobra 144.000 dólares anuales; Xavier Carrera Vila, que cobra 63.000 dólares por año; Magalí Muria, que cobra 64.000 dólares por año, y Jaime Preto Hepworth, que cobra 63.000 dólares por año.

Al aplicar en 2017 el artículo 155 de la Constitución y suspender temporalmente la autonomía catalana, Mariano Rajoy estimó que la delegación catalana en EE.UU., con sedes en Washington y Nueva York, costaba aproximadamente un millón de euros al año. Fue reabierta en noviembre, tras el cierre decretado por el anterior ejecutivo español.

Por ley cada seis meses los lobistas extranjeros en EE.UU. deben presentar un informe de actividades que incluya una relación detallada de las comunicaciones que tienen en persona, por teléfono o por escrito con cargos electos o funcionarios del estado. La anterior declaración de la delegación catalana, que reflejó una intensa serie de visitas al Capitolio, fue presentada en marzo.

En su primera declaración, Sala se presenta como delegado de la Generalitat con la misión de «facilitar las relaciones, dentro de las competencias y poderes del gobierno de Cataluña con EE.UU. y Canadá». Además recoge tres reuniones de su predecesora con tres asistentes de diputados y senadores de EE.UU. mantenidos en mayo.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído