EL GOBIERNO SOCIAL-COMUNISTA, SUS AMIGOS, SOCIOS Y COMPINCHES

El socialista Sánchez ‘riega’ con 4.200 millones Cataluña y ‘retiene’ los 2.500 del IVA de otras regiones españoles

El socialista Sánchez 'riega' con 4.200 millones Cataluña y 'retiene' los 2.500 del IVA de otras regiones españoles
Pedro Sánchez 'El Claudicante', haciendo de limpiabotas del independentista Torra. PD

Lo de Pedro Sánchez, en términos de caradura, desvergüenza, incoherencia política y filibusterismo es de aurora boreal.

Tiene de socialista el líder del PSOE, lo que de auténtico un euro de madera.

Como su único objetivo es seguir durmiendo en La Moncloa, al precio que sea, desembarcó este 6 de febrero de 2020 en Barcelona ofreciendo el oro y el moro al xenófobo Quim Torra, aquel que Sñanchez calificafa de ‘le Pen español’ y tiene entre sus escritos frases como que los españoles son ‘bestias insaciable’.

Concretamente, el presidente socialista ofreció 4.200 millones de euros de dinero público, del que apoquinan todos los sufridos contribuyentes españoles, para Cataluña repartido en inversiones, mejores sueldos para los mossos, mejora y nuevas infraestructuras estratégicas, además de un aluvión de dinero para el Aeropuerto del Prat.

Apenas 24 horas de la bajada de pantalobes de Sánchez en la Generalitat y de la pringosa reverencia de su gurú Ivan Redondo a Torra, la ministra de Hacienda del Gobierno social-comunista, María Jesús Montero, flexibilizaba en el Consejo de Política Fiscal y Financiera los objetivos de déficit de las Comunidades Autónomas para 2020 en dos décimas.

Y lo hacía a cambio de que éstas dejen de reclamar los 2.500 millones que el Estado debe a las regiones por los ingresos del IVA de diciembre de 2017. Una operación redonda para las cuentas de la Administración del Estado, pero que aporta más deuda para las autonomías.

«Sánchez le quita 2.500 millones a hospitales y colegios para dárselo a Quim Torra, a sus embajadas y a TV3», subrayó Teodoro García Egea, este 7 de febrero de 2002.

El número dos del PP resumía asídel sentir de las comunidades españolas agraviadas por la doble vara de medir del Gobierno PSOE-Podemos.

«Los barones socialistas deben elegir entre apostar por hospitales o la educación en su tierra o bailarle el agua a Sánchez».

Ni siquiera la promesa del Gobierno de crear una línea de crédito del Fondo de Liquidación Autonómica (FLA) a un interés del 0% ha servido para aplacar los ánimos de unas comunidades que no quieren permiso de Hacienda para endeudarse más, sino que se les pague el dinero del IVA que se les debe.

De acuerdo a los cálculos del Ministerio de Hacienda, si los 2.500 millones del IVA que el Gobierno le debe a las comunidades fueran descontados del déficit, Andalucía, Asturias, Castilla y León, Galicia y La Rioja cumplirían con el objetivo del 0,2% fijado para 2019. Cataluña se quedaría cerca de él.

Pero comunidades como Madrid, Galicia, Andalucía o Murcia rechazan que la promesa del Gobierno de cerrar los ojos al impacto en el déficit provocado por los incumplimientos del propio Gobierno deba ser aplaudido o considerado como una concesión.

Cumplir con los objetivos marcados por el Gobierno permite a las comunidades cumplidoras emitir deuda y financiarse con créditos «blandos» del Gobierno, pero el pago de los 2.500 millones adeudados permitiría a las autonomías pagar a sus proveedores y aliviar su presión financiera.

Las cesiones de Sánchez sólo pueden contribuir a ahondar ¡la desigualdad entre Cataluña y el resto de las comunidades, consolidando una España de dos velocidades.

Sánchez también prometió al presidente de la Generalidad otras muchas medidas de indudable calado político.

Blindar la inmersión lingüística, modificar la composición del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) al gusto del nacionalismo, dar el visto bueno a las selecciones deportivas catalanas, regar de millones a los Mossos d’Esquadra y a TV3 aceptando todas sus dudosas reclamaciones financieras y a ceder la gestión del 0,7% del IRPF destinado a fines sociales.

El líder del PSOE, que no se ha reunido con ningún representante de Ciudadanos, primer partido catalán y líder de la oposición, ni con ningún representante o líder civil de la Cataluña constitucionalista, también ha prometido a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, otras tantas concesiones.

Y entre ellas, la cocapitalidad «cultural y científica» de Barcelona, que se traduce en una inversión de más de veinte millones de euros para la ciudad. Pero también el apoyo del Gobierno a Barcelona como sede en 2021 de la Global Universities Network for Innovation de la UNESCO.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído