Laura Sánchez

La Comisión Europea empeora sus previsiones económicas para España este 2020

Una caída de hasta el 10,9% este año

La Comisión Europea empeora sus previsiones económicas para España este 2020

La Comisión Europea ha actualizado este 7 de julio de 2020 las cifras de crecimiento y de la inflación para la UE y sus Estados miembros, con especial énfasis en España.

La recesión que provocará el covid-19, la más profunda en las casi siete décadas de historia de la UE, será mucho más severa de lo que se previó a principios de mayo, también en el caso español.

La Comisión ha empeorado en sus previsiones de verano sus estimaciones para nuestro país al esperar ahora una caída del 10,9% del PIB este año, en comparación con el retroceso del 9,4% incluido en sus cifras de primavera.

 «Debido a que el levantamiento de las medidas de cierre está avanzando a un ritmo más gradual de lo que se supone en nuestro Pronóstico de Primavera, el impacto en la actividad económica en 2020 será más significativo de lo previsto».

La previsión económica del verano de 2020 proyecta que la economía de la Zona Euro se contraerá un 8,7% en 2020 y crecerá un 6,1% en 2021.

Se pronostica que la economía de la UE se contraerá un 8,3% en 2020 y crecerá un 5,8% en 2021. La contracción en 2020 por lo tanto, se prevé que sea significativamente mayor que el 7,7% proyectado para la Zona Euro y el 7,4% para la UE en su conjunto.

El crecimiento en 2021 también será un poco menos robusto que el previsto en la primavera.

Entre los países más afectados en las previsiones de la CE para este año, destacan Italia (con una contracción económica del 11,2%), España (-10,9%) y Francia (-10,6%).

Para 2021, prevé una recuperación del 6,1% para Italia, del 7,1% para España y del 7,6% para Francia.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de la CE, advierte:

«el impacto económico del bloqueo es más severo de lo que inicialmente esperábamos. Nos enfrentamos a muchos riesgos, incluida otra ola importante de infecciones. En todo caso, este pronóstico es una ilustración poderosa de por qué necesitamos un acuerdo sobre nuestro ambicioso paquete de recuperación, NextGenerationEU, para ayudar a la economía. Mirando hacia este año y el próximo, podemos esperar un repunte pero tendremos que estar atentos a el ritmo diferente de la recuperación. Necesitamos continuar protegiendo a los trabajadores y las empresas y coordinar nuestras políticas estrechamente a nivel de la UE para garantizar que emerjamos más fuertes y unidos».

Paolo Gentiloni, Comisario de Economía, apunta:

“El coronavirus ahora se ha cobrado la vida de más de medio millón de personas en todo el mundo, un número que sigue aumentando día a día, en algunas partes del mundo a un ritmo alarmante. Y este pronóstico muestra los efectos económicos devastadores de esa pandemia. La respuesta política en Europa ha ayudado a amortiguar el golpe para nuestros ciudadanos, sin embargo, esto sigue siendo una historia de creciente divergencia, desigualdad e inseguridad. Por eso es tan importante llegar a un acuerdo rápido sobre el plan de recuperación propuesto por la Comisión, para inyectar nueva confianza y nueva financiación en nuestras economías en este momento crítico».

Se espera que la recuperación gane fuerza en la segunda mitad de 2020

El impacto de la pandemia en la actividad económica ya fue considerable en el primer trimestre de 2020, aunque la mayoría de los Estados miembros solo comenzaron a introducir medidas de cierre a mediados de marzo. Con un período de interrupción y bloqueo mucho más largo en el segundo trimestre de 2020, se espera que la producción económica se haya contraído significativamente más que en el primer trimestre.

Sin embargo, los primeros datos de mayo y junio sugieren que lo peor pudo haber pasado. Se espera que la recuperación gane fuerza en la segunda mitad del año, aunque permanezca incompleta y desigual en todos los Estados miembros.

El impacto en la economía de la UE es simétrico porque la pandemia ha afectado a todos los Estados miembros. Sin embargo, tanto la caída en la producción en 2020 como la fuerza del rebote en 2021 se diferenciarán notablemente. Ahora se pronostica que las diferencias en la escala del impacto de la pandemia y la fortaleza de las recuperaciones en los Estados miembros serán aún más pronunciadas de lo esperado en el Pronóstico de Primavera.

Una perspectiva sin cambios para la inflación
La perspectiva general de la inflación ha cambiado poco desde el Pronóstico de Primavera, aunque ha habido cambios significativos en las fuerzas subyacentes que impulsan los precios.

Si bien los precios del petróleo y los alimentos han aumentado más de lo esperado, se espera que su efecto se equilibre con las perspectivas económicas más débiles y el efecto de las reducciones del IVA y otras medidas adoptadas en algunos Estados miembros.

La inflación en la Zona Euro, medida por el Índice Armonizado de Precios al Consumidor (IPCA), ahora se pronostica en 0,3% en 2020 y 1,1% en 2021. Para la UE, la inflación se pronostica en 0,6% en 2020 y 1,3% en 2021 .

Riesgos excepcionalmente altos

Los riesgos para el pronóstico son excepcionalmente altos y principalmente a la baja.

La escala y la duración de la pandemia, y las posibles medidas de bloqueo futuras necesarias, siguen siendo esencialmente desconocidas.

El pronóstico asume que las medidas de bloqueo continuarán disminuyendo y no habrá una «segunda ola» de infecciones. Existen riesgos considerables de que el mercado laboral pueda sufrir más cicatrices a largo plazo de lo esperado y que las dificultades de liquidez puedan convertirse en problemas de solvencia para muchas empresas. Existen riesgos para la estabilidad de los mercados financieros y un peligro de que los Estados miembros no puedan coordinar suficientemente las respuestas de las políticas nacionales.

Si no se logra un acuerdo sobre la futura relación comercial entre el Reino Unido y la UE, también podría resultar en un menor crecimiento, particularmente para el Reino Unido. En términos más generales, las políticas proteccionistas y un alejamiento excesivo de las cadenas de producción mundiales también podrían afectar negativamente el comercio y la economía global.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído