MALAS PREVISIONES PARA TODA LA UNIÓN EUROPEA

El FMI rebaja en 1,3 puntos su proyección de crecimiento económico de España en 2021

El Fondo Monetario Internacional recorta su estimación de crecimiento de España al 5,9% frente al 9,8% que aún prevé el Gobierno PSOE-Podemos

El FMI rebaja en 1,3 puntos su proyección de crecimiento económico de España en 2021
El socialista Pedro Sánchez, el PSOE y la crisis en España. PD

Es la mezcla letal de coronavirus e ineptitud del Gobierno PSOE-Podemos.

El FMI mejora su estimación de crecimiento mundial para 2021 en tres décimas, al 5,5%. Sin embargo, la fuerza de la tercera ola y las restricciones hace que aplique un contundente recorte para España, a la que empeora su estimación de crecimiento en 1,3 puntos al 5,9%, cada vez más lejos de la previsión del 9,8% del socialista Pedro Sánchez, en la que se basan los Presupuestos Generales del Estado de 2021, pactados con proetarras de Bildu e independentistas catalanes bajo el patrocinio de Podemos.

Los expertos del El FMI aseguran que España cerró  con una caída del PIB del -11,1%, dos décimas por debajo de lo que dice el Gobierno Sánchez y 1,7 puntos mejor a lo que auguró el Fondo en octubre. Las razones son que entonces el FMI no tomó en cuenta el crecimiento del tercer trimestre, mejor a lo esperado –con un rebote del 16,4% frente al segundo–.

Sea como fuere, el dato supone un hundimiento que triplica lo que se contrajo la economía mundial (3,5%), duplica el dato de Alemania (-5,4%) y está por debajo de Italia (-9,2%) y Francia (-9%).

Solo Reino Unido se acerca, con una caída del -10%.

Estos datos hay que cruzarlos con los que dio la OCDE a finales del año pasado.

Pronosticó que España sería el país de la UE más castigado este 2020 y la OCDE pronostica una caída del PIB del 11,6%, siendo el que más cae de todos los estados que forman parte de la organización, por delante de Grecia y de Italia. Calculó, por otro lado, un repunte en los dos años siguientes, con una mejora de un 5% en 2021 y de un 4% en 2022, por encima de la media de la eurozona en ambos casos.

Eso sí, ese crecimiento para el año que viene es la mitad del que estima el Gobierno (9,8%).

En las economías avanzadas, se prevé que Estados Unidos y Japón recuperen los niveles de actividad de finales de 2019 en el segundo semestre de 2021, mientras que en la zona del euro y el Reino Unido se espera que la actividad se mantenga por debajo de los niveles de finales de 2019 incluso en 2022. La amplia divergencia refleja en gran medida las diferencias entre los países en cuanto a la flexibilidad y la adaptabilidad de la actividad económica a la situación de la pandemia.

ERTES, AUTÓNOMOS Y ALQUILERES

El FMI, que esta vez no hace recomendaciones específicas para cada país, avisa de que la actividad mundial se mantendrá muy por debajo de las proyecciones planteadas hace un año, por culpa de la pandemia.

La fuerza de la recuperación proyectada varía entre países, dependiendo de la gravedad de la de la crisis sanitaria, y de la dependencia de sectores como puede ser el turismo.

Esto afecta especialmente a España.

Todo dependerá también de la rapidez y la efectividad de la vacunación.

Con la creciente disponibilidad de vacunas, la mejora de las terapias, las pruebas y el rastreo, se espera que la transmisión local del virus se reduzca a niveles bajos en todas partes para a finales de 2022. Algunas regiones y países llegarán a un nivel bajo de transmisión local antes que que otros, dependiendo de las circunstancias específicas de cada país, añade el informe.

Por otro lado, el organismo sostiene que en consonancia con la recuperación de la actividad mundial, se prevé que el volumen del comercio mundial crezca alrededor del 8% en 2021, antes de moderarse al 6% en 2022. Se espera que el comercio de servicios se recupere.

Además, se espera que el comercio de servicios se recupere más lentamente que los volúmenes de mercancías, lo que es coherente con un turismo transfronterizo y viajes de negocios moderados hasta que la transmisión del virus disminuya.

El FMI saca conclusiones tanto positivas como negativas.

En el lado positivo, más noticias favorables sobre la fabricación de vacunas y su distribución «podrían aumentar las expectativas de un final de la pandemia más rápido de lo previsto, lo que aumentaría la confianza de las empresas y los hogares».

Esto generaría una mayor recuperación del consumo, la inversión y el empleo, añaden.

De todos modos, el escenario es de incertidumbre, pues todo depende de la evolución de la pandemia.

En el lado negativo, el crecimiento podría resultar más débil si la tercera ola no se controla.

En concreto, el despliegue de las vacunas podría sufrir retrasos, la indecisión generalizada podría dificultar su adopción, las vacunas podrían proporcionar una inmunidad más corta de lo previsto, y los avances en las terapias podrían ser limitados. En ese caso, la intensificación del malestar social, «debido a la mayor desigualdad y al acceso desigual a las vacunas y terapias, podría ser un problema y complicar aún más la recuperación».

Además, si se retira el apoyo político antes de que la recuperación se consolide, podrían aumentar las quiebras de empresas viables pero sin liquidez, lo que provocaría una mayor pérdida de empleo y de ingresos. Todo, por lo tanto, va enganchado a la gestión del virus.

El organismo marca una serie de pasos a seguir.

La principal prioridad sigue siendo garantizar que los sistemas de atención sanitaria cuenten con los recursos adecuados en todas partes para hacer frente a la pandemia en todo el mundo. Esto significa asegurar una financiación adecuada para la compra y distribución de vacunas y pruebas, además de los equipos de protección.

«La comunidad internacional también debería colaborar estrechamente para acelerar el acceso a las vacunas para todos los países».

«Los esfuerzos de salud pública deben seguir reforzándose con políticas económicas bien diseñadas y adaptadas a la fase de la pandemia».

En los casos en que la transmisión local siga siendo alta, deben mantenerse herramientas como los ERTE en el caso de España.

Además, en esos países, «deberían desplegarse estímulos más amplios para apoyar la recuperación según sea necesario», sostiene el FMI.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído