Greepeace dice que en Galicia hay 6.000 viviendas ilegales y 800.000 en proyecto

(PD/EFE).- La organización internacional ecologista Greenpeace ha informado este martes de que en Galicia hay construidas 6.000 viviendas ilegales y están pendientes de edificar en los próximos años otras 800.000, la mayoría segundas residencias, en 86 municipios del litoral. Greenpeace llama la atención de que en la comunidad hay, según el Instituto Nacional de Estadística, 300.000 casas vacías y recuerda, en un comunicado, que Galicia se encuentra entre las zonas más investigadas por la justicia por casos de corrupción urbanística.

También se destaca de que se van a ampliar 17 puertos deportivos para dar cabida a 6.278 amarres, con los graves problemas de contaminación costera que conlleva. Denuncia el alto descontrol urbanístico y el número de alcaldes y concejales imputados por delitos de esta naturaleza dado que la Físcalía investiga los municipios de Arteixo, Cambre, Fisterra, Mugardos, Pontedeume y Porto do Son, en A Coruña, y los de Tui, A Estrada y O Grove, en Pontevedra.

Recuerda que los «excesos inmobiliarios» obligaron a la Xunta a suspender los planeamientos urbanísticos de Tui, A Estrada, O Grove y Ponteareas, en Pontevedra; Sada y Teo, en A Coruña, y Viveiro y Barreiros, en Lugo. Además, la Xunta mantiene once contenciosos contra la construcción de licencias en Malpica, Fisterra y Barreiros, mientras que se encuentran en revisión los planes urbanísticos de Vigo, Gondomar, Ourense y Foz.

Los colegios de arquitectos visaron en los últimos años 125.000 viviendas, de las que más de la mitad, según el Ministerio de la Vivienda, son segunda residencia. Greenpeace prevé que la comunidad gallega notará especialmente en el 2050 la subida del nivel del mar en unos 35 centímetros con lo que lo que se debe tener en cuenta estas previsiones a la hora de diseñar nuevos puertos y de construir paseos marítimos, diques y espigones, porque será necesario aumentar el tamaño de todas estas estructuras en un 50% para protegerlas de la subida del nivel del mar y de la mayor fuerza de los temporales.

«Otra amenaza para el medio costero gallego es la contaminación acumulada en sus rías y costas», informa en el escrito, dado que la Xunta reconoce que el 37% de los municipios de más de 2.000 habitantes carecen de un sistema de depuración de aguas residuales. También los vertidos de fecales afectan a amplias zonas marisqueras de Baiona, Pontevedra, A Coruña, Corcubión, Vigo y Arousa, en cuyas aguas las especies marisqueras extraídas no se puede comercializar en fresco hasta que pasen por las depuradoras.

«Es necesario poner en marcha medidas puntuales para limitar el crecimiento desmedido de la urbanización, las segundas residencias, los campos de golf y los puertos deportivos» y pide «medidas globales» para la protección integral del litoral y el establecimiento de una Red de Reservas Marinas que salvaguarde y revalorice la costa, concluye.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído