La tasa de morosidad en viviendas llega a su cota más alta desde 2002

(PD/Agencias).- La morosidad del crédito de los hogares para la adquisición de una vivienda alcanzó en septiembre el 0,632%, la tasa más alta desde al menos de 2002, como consecuencia del crecimiento de los valores medios del Euribor hipotecario, según datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE).

La morosidad del promotor inmobiliario también creció durante el tercer trimestre, hasta alcanzar el 0,361%, frente al 0,286% que presentaba en el primer trimestre del año.

El porcentaje de dudosos para la adquisición de vivienda se situó en el tercer trimestre en el 0,724%, seguido de las cooperativas de crédito (0,513%), cajas (0,419%) y entidades financieras de crédito (3,982%).

Euribor, culpable

La AHE destaca que las variaciones del Euribor constituyen la principal causa del incremento de la morosidad, ya que ha pasado del 2,27% en 2004 al 4,45% de 2007, mientras que el resto de variables significativas mantuvieron un comportamiento positivo.

No obstante, la Asociación subraya que si los tipos de interés para 2008 se estabilizan en niveles similares a los actuales, como señalan la mayoría de los analistas, la traslación directa de su presión a la dudosidad hipotecaria de los hogares continuará produciéndose hasta el último trimestre del año.

Asimismo, señala que si el resto de variables macroeconómicas mantienen un comportamiento positivo, el crecimiento de la dudosidad del crédito de los hogares para la financiación de la vivienda tendrá en 2008 una evolución al alza tan sostenida y moderada, como la reportada en 2007.

La tasa de dudosidad del crédito al sector privado residente en octubre se situó en el 0,871%, aunque en el caso de las entidades financieras de crédito alcanzó el 3,026%, por delante de las cooperativas de crédito (0,962%), las cajas (0,861%) y bancos (0,725%).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído