El número de españoles que no podrá pagar la hipoteca se duplicará este año

El número de españoles que no podrá pagar la hipoteca se duplicará este año

(PD).- Es esto justo antes de las vacaciones de los españoles. La morosidad hipotecaria de los hogares alcanzará el 2% a finales de este año -el doble que el actual- y seguirá creciendo en 2009 a un mayor ritmo que en el resto de los países de la Unión Económica Monetaria (UEM). Al menos, esa es una de las conclusiones a las que ha llegado la asamblea general de la Asociación Hipotecaria Española (AHE).

«A todas luces, la economía española se encuentra en el periodo inicial de una crisis cuya intensidad y duración no estamos en condiciones de evaluar, pero si se mantiene esta tendencia, sus efectos sobre la dudosidad comenzarán a reflejarse en los indicadores estadísticos a finales de año», afirma la AHE en su informe.

La Asociación ha advertido de que la tasa de impago en España subirá desde el 1% actual hasta el 2% impulsada por tres factores: el parón inmobiliario, derivado del excesivo crecimiento de los precios de la vivienda, los riesgos aparejados a los tipos de interés y la contracción del crédito provocada por las dificultades de acceder a la liquidez.

En 2003, los hogares dedicaban a pagar la hipoteca un 31,7% de su renta disponible. En diciembre de 2007 destinaban el 46,2%. Además, el 95% de las hipotecas en España están constituidas en préstamos a interés variable, lo que supone «un elevado grado de riesgo estructural de interés».

El incremento de la dudosidad que se ha registrado hasta ahora corresponde principalmente a aquellos que se hipotecaron entre 2003 y 2006, años en los que se registró un excesivo crecimiento de los precios de la vivienda.

«Es indudable que los excesos en este periodo, tanto en volumen de edificación y precios de la vivienda, como en disponibilidad crediticia, debían ser corregidos por el mercado», estima la AHE, que también precisa que tanto la crisis ‘subprime’ como la desaceleración doméstica «están intensificando y acelerando» ese proceso de ajuste.

2004 y 2005, los peores años para hipotecarse

Más de dos millones de familias que suscribieron sus préstamos en 2004 y 2005 se han visto afectadas de forma especial por la dudosidad. A finales de 2007, habían experimentado de media un incremento acumulado de sus cuotas iniciales de amortización del 20%.

La AHE advierte de que la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) hace prever que los índices de referencia se mantendrán para el conjunto de 2008 en niveles medios iguales o superiores a los del año pasado, motivo por el que la morosidad inducida por los tipos de interés «seguirá creciendo sostenidamente por lo menos hasta finales de 2009».

La Asociación Hipotecaria afirma que la banca española «no ha sido inmune» a la coyuntura de las ‘subprime’. «Se han visto fuertemente penalizadas» a la hora de acceder a la liquidez, a pesar de sus elevados niveles de eficiencia, solvencia y rentabilidad.

Pero cree que las entidades financieras están gestionando con eficacia y prudencia los impagos que se están produciendo, sobre todo por el cambio en la política monetaria, y las que están empezando a surgir a causa de la retracción de la economía general y el mercado. La AHE está convencida de que han administrado de forma profesional los recursos disponibles para minimizar el impacto sobre los hogares y sectores productivos y que han empleado adecuadamente todas las fuentes alternativas de refinanciación.

Además, las entidades de crédito han continuado emitiendo títulos con garantía hipotecaria por valor de 43.800 millones de euros, de los cuales 17.600 millones corresponden a cédulas hipotecarias. El resto, a bonos de titulización con garantía hipotecaria.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído