Martinsa-Fadesa y la crisis financiera

(PD).- El hundimiento en Bolsa de una de las principales constructoras del país, Martinsa-Fadesa, después de conocerse que el ICO (Instituto de Crédito Oficial) le había negado un crédito de 150 millones de euros con el que hacer frente a nuevos proyectos, para refinanciar una deuda de 4.000 millones de euros y la agudización de la crisis bancaria en Estados Unidos con un segundo banco intervenido por la Reserva Federal (IndyMac) y problemas graves en dos nuevas entidades (Freddie Mac y Fannie Mac) por los hipotecas subprime, son fenómenos bastante representativos de la crisis económica que vive nuestro país.

Y subraya José Oneto en Estrella Digital que, también, de la gravedad de la crisis financiera norteamericana que probablemente hoy se reflejará en las bolsas de todo el mundo, especialmente en Wall Street.

Martinsa-Fadesa, el gran imperio inmobiliario creado por el ex presidente del Real Madrid Fernando Martín, uno de los mayores propietarios de suelo de la capital española, artífice de la gran fusión que se produjo en el sector con la compra de Fadesa, que hizo inmensamente rico a Manuel Jove (más de 4.500 millones de euros de plusvalías) e inspirador del lobby G-14 que agrupa a las grandes inmobiliarias del país y que tiene como gran valedor al ex alto cargo socialista Pedro Pérez, puede entrar en crisis definitiva los próximos días y, casi con toda seguridad, se vera abocada a declarar concurso de acreedores.

Y eso que la decisión del ICO, que según las medidas de choque aprobadas por el Gobierno dispone de 40.000 millones de euros, sobre todo para la ayuda de la pequeña y mediana empresa, no sólo ha sido estudiada en el Instituto de Crédito sino que ha sido consensuada con las máximas autoridades económicas del país, ya que sus consecuencias pueden influir en el clima de pesimismo que se ha instalado en la ciudadanía sobre el futuro de la evolución económica.

El “caso Martinsa-Fadesa”. que sigue al “caso Astroc”, es significativo de la crisis del sector cuando las constructoras —que creen que no se producirá ninguna recuperación hasta dentro de dos o tres años, porque además, no han iniciado nuevas promociones— trabajan con la seguridad de que “lo peor esta aún por llegar”.

Hace un mes, el periódico Financial Times, en un informe exhaustivo sobre España, contaba que Lionel Barber, director del influyente diario británico, reunió a finales del año pasado a los cerca de cuatrocientos empleados que tiene el rotativo para comentarles los temas claves que iba deparar este año 2008.

En Europa los tres temas más candentes eran: Nicolas Sarkozy, Rusia y el descalabro de las economías españolas e irlandesa… Esta contundencia a finales del 2007 podía sonar a una visión sumamente pesimista y agorera, pero el tiempo les ha dado la razón a los analistas británicos.

En España se empezó hablando de aterrizaje suave, después de crisis y ahora los expertos hablan de recesión y desplome del sector de la construcción.

El boom de la construcción de los últimos diez años se ha acabado y el fin ha llegado con un crash más que con un aterrizaje suave. Con un millón de viviendas sin vender y la intensidad del ajuste que corta la respiración; ”España ha pasado de ser uno de los países más boyantes de Europa a ser uno de los que presentan un comportamiento más débil”.

La gran ventaja aquí, frente a la crisis financiera que está viviendo Estados Unidos, y en ciertos aspectos también Gran Bretaña, es la labor positiva que, en nuestro país, desempeña el Banco de España y la solidez de la banca nacional. Una banca internacionalizada y con grandes beneficios y que no se ha visto afectada por los actuales grandes riesgos a pesar de su dependencia de las inyecciones de liquidez desde el Banco Central Europeo (BCE).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído