En apenas un mes, los afectados de Fadesa deben comunicar lo que han pagado

(PD).- Los compradores de casa a Martinsa-Fadesa tienen un mes improrrogable desde que se publica en el BOE y en el /los diarios que ordene el juez el Auto de declaración de concurso para comunicar a la administración concursal lo que han pagado. Si no lo hacen, podrían quedar excluidos del proceso.

A esta primera fase de comunicar los pagos, fundamental si se quiere recuperar el dinero aportado, se le denomina “comunicación de créditos contingentes”.

A partir de ahí, los administradores tienen dos meses para elaborar un informe de la administración concursal. Posteriormente, llega el momento de las impugnaciones.

El acreedor que no ve reconocido su crédito, impugna la lista de acreedores. A este tipo de incidentes se les denomina “incidentes concursales” y, mientras se resuelven, se paraliza todo el proceso.

En ocasiones, los parones pueden durar un año. Si se hace bien, se agiliza bastante.

Una cuestión importante es que los compradores no son acreedores de dinero, sino titulares de un derecho. Esto significa que los compradores deben seguir pagando.

En el momento en el que la compañía incumple el contrato, el comprador pasa a ser acreedor de dinero y pasaría a formar parte de la masa de acreedores, generalmente ordinarios, aunque en algunos casos sonados, el juez puede decidir que los compradores son acreedores privilegiados.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído