Colonial perdió 2.381 millones hasta junio por la depreciación del «ladrillo»

(PD).- Inmobiliaria Colonial cerró el primer semestre del año con pérdidas de 2.381 millones de euros, un resultado muy distinto a los 316 millones de beneficios que registró en el mismo periodo de 2007, justo antes del inicio de la crisis financiera en Estados Unidos y su expansión hasta España.

El resultado es consecuencia de las dotaciones de 2.582 millones de euros hechas para compensar la disminución del valor de su cartera de activos inmobiliarios y de su participación del 15% en FCC, valorada esta en 800 millones del importe total.

Otros 667 millones de euros se dirigieron a sanear el fondo de comercio generado tras la adquisición de la promotora especializada en centros comerciales Riofisa. El resto fueron a compensar las diferencias entre el valor de mercado y el valor contable de los activos inmobiliarios de la Colonial.

A cierre de la primera mitad del año los activos inmobiliarios de Colonial estaban valorados en 10.495 millones de euros, un 9,7% inferior al de cierre de 2007. El 83% de esta cartera corresponde a activos que gestiona en alquiler y sólo el 17% lo constituye la actividad de promoción de viviendas.

La inmobiliaria que preside Juan José Bruguera enmarcó estas dotaciones en la «profunda revisión» de la estrategia de crecimiento de la empresa que está realizando su nueva cúpula directiva, en lo que consideran «un ejercicio de responsabilidad y transparencia» para mostrar la situación actual de la compañía.

Para hacer frente a su endeudamiento de 8.991 millones de euros, la inmobiliaria asegura en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que alcanzó un acuerdo «de principios no vinculante» con los bancos que financian a la empresa.

La inmobiliaria ha mostrado su disposición a seguir negociando con los bancos con el fin de alcanzar un acuerdo firme y someterlo a la aprobación de su consejo de administración «a principios de septiembre», aunque aún no ha logrado la reestructuración de su deuda.

Busca centrarse en el alquiler

La empresa indicó que continuará con su estrategia de disminuir progresivamente su exposición al negocio residencial mediante ventas de suelo, con el objetivo de dedicarse exclusivamente al alquiler.

En cuanto a la actividad del grupo en el primer semestre del año, la cifra de negocio de Colonial se redujo un 0,6% entre enero y junio, hasta situarse en 270 millones de euros.

Del total de ingresos, el negocio de alquiler proporcionó 160 millones hasta junio, un 9,4% más respecto a un año antes. La inmobiliaria ingresó otros 114,7 millones por la venta de activos.

Respecto a la actividad de venta de promociones y suelo, generó ingresos por 110 millones. En la actualidad, Colonial cuenta con una cartera de 1.081 viviendas en construcción, un 29% menos que en la misma fecha de 2007.

La inmobiliaria asegura tener ya vendida más de la mitad (el 56%) de esta cartera, con lo que dice tener garantizados sus objetivos de la facturación de este área para este ejercicio y «buena parte del próximo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído