Metrovacesa no descarta vender parte de la torre HSBC de Londres para facilitar su refinanciación

Metrovacesa estaría dispuesta a vender una parte de la torre sede del HSBC en Londres adquirida el pasado año por unos 1.600 millones de euros en caso de surgiera un comprador, con el fin último de facilitar el proceso de refinanciación de la deuda contraída por la compra de este inmueble, que vence el próximo 27 de noviembre, confirmaron hoy fuentes del sector.

La inmobiliaria controlada por la familia Sanahuja negocia actualmente con el HSBC la reestructuración del préstamo de 810 millones de libras (1.015 millones de euros) que la entidad le facilitó el pasado año para venderle su sede y posteriormente quedarse como inquilino.

Sin encontrar interesados
El diario Financial Times publica en su edición de hoy que la compañía está teniendo dificultades para encontrar un socio al que vender parte del inmueble. Goldman Sachs, asesor de la inmobiliaria, habría sondeado el mercado en busca de inversores, incluidos fondos soberanos, pero sin encontrar interesados.

El rotativo apunta que, ante dichas dificultades, HSBC estaría incluso sopesando el volver a hacerse con el control del edificio. En fuentes oficiales de Metrovacesa se indicaron que «la torre no está en venta» y que el grupo «actualmente negocia la refinanciación del crédito asociado» a su compra.

En un principio Metrovacesa tenía previsto financiar este importe a través de una emisión de bonos. No obstante, la empresa tuvo que descartar esta opción el pasado mes de mayo ante las dificultades del mercado financiero.

Entonces abrió negociaciones con el HSBC para convertir la deuda en un préstamo sindicado a medio plazo (cinco años) con el fin último de ampliar su plazo de amortización hasta al menos veinte años cuando las condiciones de mercado mejoren.

La segunda más alta de Reino Unido

La deuda correspondiente a la compra de la sede del HSBC constituye el grueso de los 1.152 millones netos (tras ventas) de deuda que Metrovacesa calcula que deberá atender en 2008, según indicó la compañía en su informe de auditoría correspondiente a 2007.

La compra de la torre sede del HSBC en Londres en abril del pasado año supuso la entrada de Metrovacesa en el mercado británico. Se trata de la segunda torre más alta de Reino Unido, con una altura de unos 200 metros y 45 plantas. Construida en 2002, a partir del diseñado de por Norman Foster, cuenta con una superficie total de 102.190 metros cuadrados.

El edificio forma parte del Canary Wharf, el segundo distrito de negocios más importante de la capital británica, después de la City.

En virtud del contrato suscrito, HSBC seguirá ocupando el inmueble en régimen de alquiler al menos durante los próximos veinte años, y abonará a Metrovacesa una renta de 43 millones de libras esterlinas anuales (unos 63,03 millones de euros), importe que para el conjunto del periodo se eleva hasta los 1.200 millones de euros.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído