El suelo urbanizable creció más del doble de lo necesario en España entre 2001 y 2007

(PD).- El crecimiento urbano en España es completamente «insostenible», según el último informe del Observatorio de la Sostenibilidad de España (OSE). Este organismo ha revelado que entre 2001 y 2007 el suelo de naturaleza urbana (terreno urbano y urbanizable) creció más del doble de lo necesario.

El informe denuncia que el planeamiento urbano y la ordenación del territorio dejan mucho que desear en España y que el crecimiento urbano está «claramente desvinculado» de la necesidad de vivienda. Según el estudio, en 29 de las 50 capitales de provincia estudiadas, el terreno de naturaleza urbana creció una media del 39%, lo que supone seis veces más que el aumento poblacional.

En algunas ciudades, puntualiza el informe, el crecimiento ha sido «espectacular», como en Murcia, que ha llegado al 216%, Toledo (135%), Salamanca o Barcelona, mientras que en otras, como Granada, pese a que la población ha decrecido el 2,22%, el terreno urbanizable ha aumentado un 14%.

También en el periodo 2001-2007, el valor catastral creció una media del 25% en todas las ciudades estudiadas, un valor que se duplicó en Murcia (160%), Madrid (143%) y Barcelona (118%) principalmente por el aumento del patrimonio urbanizable.

En el caso de Murcia, la revalorización catastral se debe a una «reclasificación masiva» del terreno, en Madrid a las grandes bolsas de suelo urbanizable, y en Barcelona a la revalorización de los inmuebles del centró urbano, puntualiza el OSE.

En cuanto a la sostenibilidad local, el informe destaca que casi la mitad de los municipios estudiados tiene planes asociados a la Agenda 21 Local, un compromiso universal, acordado en la cumbre de Río de Janeiro (1992), para hacer compatible el progreso con el respeto al medio ambiente. Sin embargo, según el estudio, aunque en la práctica los municipios cuenten con estos planes, en la realidad, no se ponen en marcha porque carecen de presupuesto.

El informe recuerda que cumplir este compromiso es tan fácil como rehabilitar las ciudades «en clave energética». Eso sería no sólo un elemento de futuro y de desarrollo sostenible, sino «una respuesta a la crisis actual» y a la falta de empleo y de dinamización de la economía.

Por último, el OSE advierte de que los principales riesgos del mundo rural son el despoblamiento y abandono, que conducen a la falta de infraestructuras y servicios, y reducen la calidad de vida de sus habitantes (el 20 por ciento de la población española). No obstante, destaca que, en sustitución de la agricultura tradicional, el mundo rural puede encontrar nuevas oportunidades en los cultivos ecológicos, los biocombustibles y las políticas ligadas al cambio climático.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído