Chollos: ¿Ha llegado realmente el momento de comprar una vivienda?

(PD).- Son tantas las personas que no pueden adquirir una vivienda, ni siquiera con la bajada de precios que han experimentado en el último año, que cada vez que se organizan ferias o se anuncian webs que venden pisos a un precio recortado miles de ciudadanos acuden en masa con la esperanza de encontrar la ganga que les permita acceder a una casa.

Comprar viviendas prefabricadas de madera, ‘containers’ transformados en estudios, apartamentos en zonas donde predominaban las segundas residencias, pisos para reformar o casas en aldeas poco pobladas son algunas de las escasas alternativas que ofrece el mercado para hacerse con una vivienda que realmente sea barata.

La crisis ha motivado la creación de ferias de vivienda «low cost» en las que participan tanto inmobiliarias como entidades financieras que quieren desprenderse de su stock, ya sea de casas nuevas o usadas a unos precios rebajados, al menos, un 25%.

De este modo, el sector inmobiliario se une a otros como el de la moda o los viajes y aplica el «outlet», un sistema en el que los productos que no se han podido vender en anteriores temporadas y tampoco han sido adquiridos durante las rebajas se ofrecen a unos precios inferiores para liberar el stock.

Lejos de la realidad

El problema es que con frecuencia las ofertas de los salones de oportunidades inmobiliarias no se ajustan a las necesidades reales de todos los compradores. Si bien el ahorro puede llegar a ser muy elevado, muchos de los visitantes no pueden adquirir un piso de las características ofrecidas.

Si una vivienda costaba 500.000 euros y se le aplica una rebaja del 30%, el ahorro ascendería a 150.000, pero seguiría costando 350.000 euros, un precio que no está al alcance de todos los bolsillos.

Otro de los inconvenientes de las ofertas inmobiliarias es que los pisos considerados realmente baratos se encuentran en lugares más alejados de las ciudades. Lo cierto es que este tipo de ferias concita el interés de miles de ciudadanos que desean comprar una vivienda.

Web ‘low cost’

Además de las ferias de oportunidades, se están creando portales de Internet que anuncian pisos a bajo coste. La clave está en la ausencia de cualquier tipo de comisión de venta y en una importante cartera de inmuebles con grandes descuentos, (hasta el 40% sobre el precio actual de tasación) que facilitan al particular la concesión de la hipoteca necesaria al rebajar de manera considerable el importe requerido para su compra.

¿Y en aldeas abandonadas?

Si lo que se busca es una vivienda barata y el futuro comprador tiene movilidad geográfica y posibilidad de residir en un pequeño pueblo, su oportunidad está en Galicia, concretamente en la provincia de Lugo, en la comarca de Ulloa.

Allí se encuentra, según el portal sacapartido.com, la casa más barata de España, que cuesta 15.000 euros. La vivienda rústica es de piedra y tiene una superficie habitable de 90 metros cuadrados con dos habitaciones para reformar, además de un huerto de 100 metros.

El mismo portal pone a la venta conjuntos de casas para restaurar o rehabilitar en pueblos abandonados. Por 63.000 euros quien lo desee puede comprar un conjunto de tres casas de 360 metros construidos y un patio de 120 metros en los alrededores de Ribeira Sacra.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído