‘El Pocero’ no paga la comunidad y los vecinos han decidido manifestarse

'El Pocero' no paga la comunidad y los vecinos han decidido manifestarse

«Sete en el paro y nosotros sin un pavo»; «Dónde está nuestro dinero»; «Por qué no nos pagas»… Estas son sólo algunas de las pancartas que los vecinos del bloque 31 del Residencial Francisco Hernando han colgado de sus terrazas. El Pocero no paga la comunidad a pesar de ser propietario de 66 pisos en el bloque 31 y de 99 viviendas en el número 35. En concreto en un bloque debe más de 20.000 euros y en el otro más de 30.000. Vea la fotogalería de la protesta.

Y el problema es que si no consiguen que Francisco Hernando abone las cantidades pendientes, las opciones que barajan son desde aumentarse 30 euros la mensualidad o, reducir la jornada laboral del personal de limpieza y conserjería para no tener que despedir a nadie.

Cada uno de esas bloques consume al mes unos 5.500 euros en concepto de luz, agua, mantenimiento de los ascensores, jardines y piscinas más el seguro del edificio. Y los vecinos pagan mensualmente entre 75 y 90 euros, en función de los metros cuadrados de su vivienda.

El caso en los tribunales

El bloque 31, en concreto, ya ha decidido, incluso, llevar el asunto a los tribunales si ni aún con los carteles consiguen que El Pocero les pague. «Seguro que él se va de vacaciones» dice una vecina indignada mientras pinta uno de los carteles y añade «nosotros al menos tenemos todavía una caja de 13.000 euros y podemos aguantar hasta septiembre antes de subir la comunidad, pero al bloque 35 a penas le queda dinero en la caja».

Los vecinos han enviado un burofax a la empresa ONDE 2000 reclamando la cantidad. «En la Junta general, se aprobó la liquidación de la deuda que ONDE 2000 como propietario de pisos, locales y plazas de garage que a fecha 30 de junio asciende a 25.714,19 euros» explican los vecinos en el burofax que termina advirtiendo a Francisco Hernando «le hacemos constar que si en el plazo de 15 días no satisface el importe total de la deuda, se procederá a la reclamación por vía judicial, con petición de embargo de su propiedad».

Colgar las pancartas ha sido la única opción que El Pocero ha dejado a sus vecinos puesto que ya intentaron hablar y razonar con su hijo y tan sólo, tras informarle de que hablarían con la prensa, obtuvieron un ingreso de 6.000 euros, con lo que no se paga ni un mes. «Si tanto le importa la opinión de sus vecinos tal vez con las pancartas reaccione» explica otro vecino mientras coloca una de ellas en su terraza. Mientras, el bote de la comunidad se vacía.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido