El dueño de Stuyvesant Town y Peter Village, arruinado

Fracasa la mayor operación inmobiliaria de la historia de EEUU

El inversor entrega a sus acreedores los dos complejos de viviendas al no poder pagarlos

La noticia supone el fin de un sueño y marcaba el inicio de una nueva era en Manhattan, donde muchos más edificios languidecen estos días a la espera de dinero fresco

Los complejos de viviendas Stuyvesant Town y Peter Village han sido un símbolo del boyante mercado inmobiliario, y ahora lo son del pinchazo de la burbuja. Fueron objeto de la mayor operación inmobiliaria de la historia de Estados Unidos en 2006, cuando el empresario Tishman Speye pagó 5.400 millones de dólares por ellos. Ahora está arruinado.

Speye – propietario también del rascacielos Chrysler y del Rockefeller Center – ha cedido estos complejos a sus acreedores ante la imposibilidad de poder pagar el crédito que solicitó para comprarlo.

La noticia, publicada en el diario New York Times (‘N.Y. Housing Complex Is Turned Over to Creditors‘), supone el fin de un sueño y marca el inicio de una nueva era en Manhattan, donde muchos más edificios languidecen estos días a la espera de dinero fresco.

HISTORIA

Situados frente al río Hudson, entre las calles 14 y 23, los complejo Stuyvesant Town y Peter Village ocupa un total de 32 hectáreas y están considerados los mayores de la isla con más de 11.227 viviendas repartidas en diez bloques.

En un principio, el destino de estas casas, cuya construcción data de 1947, era alojar a los veteranos de la Segunda Guerra Mundial, si bien más tarde la mayoría de ellas fueron ocupadas por familias de clase media.

ATRAER FAMILIAS

El propio Speye, cuya deuda con el banco ascendía a 4.400 millones, había anunciado que las remodelaría y que trataría de convertir el lugar en un sitio ideal para familias adineradas, algo que finalmente no podrá ser.

El empresario reconoce en un comunicado haber luchado hasta el final para tratar de refinanciar la deuda si bien, tras semanas de negociaciones, se dio cuenta de que la única alternativa que le quedada era ceder el control de los complejos a los acreedores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído