No por raros dejan de ser los más habituales: ¡al tanto!

Timos inmobiliarios: desde la falsa princesa, pasando por el ‘raro’ casero y acabando con el ‘Rip Deal’

Timos inmobiliarios: desde la falsa princesa, pasando por el 'raro' casero y acabando con el 'Rip Deal'
Timos y timadores. TT

1.-El casero está en el extranjero 

Como gancho se pone un precio bajo a un piso con muy buenas condiciones. El interesado intenta contactar con el propietario que responde, o bien en inglés o en un español «macarrónico», que no vive en España.

Pero que no hay problema, porque quiere alquilar su piso rápidamente, así que, para que todo esté en orden y mandar las llaves del inmueble, pide que se haga una transferencia. El primer mes y uno de aval.

Suelen ser cantidades pequeñas que no despiertan mucha sospecha de timo.

Lógicamente según se manda el dinero y el propietario desaparece. Y también el dinero. Los expertos aconsejan no pagar antes de ver un piso ni dar ni un euro si no se tiene claro a quién se le entrega.

2.-La Princesa de Burkina Faso o el soldado de EE.UU.

Una princesa de Burkina Faso (o un soldado americano en Irak o en otro lugar de guerra) contacta por mail con particulares o agencias inmobiliarias preguntando por una casa para pasar sus vacaciones.

Quiere comprar un inmueble (sin verlo personalmente ni discutir por el precio) y dice que pagará con una transferencia. Pero… se pide al vendedor que pague las tasas e impuestos por adelantado. Y ese dinero se perderá.

La misma o similar estafa puede estar protagonizada por un supuesto soldado americano de la guerra de Irak. Te piden pagar por por los trámites y ahí es donde se esconde la estafa.

3.-‘Rip Deal’

En el timo inmobiliario conocido como «rip deal», los estafadores se hacen pasar por inversores extranjeros interesados en propiedades inmobiliarias de gran valor.

Estos grupos localizan a sus víctimas a través de páginas web de compraventa de inmuebles entre particulares y se muestran interesados en propiedades con precios muy elevados. Tras ganarse la confianza de sus víctimas, no discuten el precio pero dicen tener dinero «negro» en metálico en divisas extranjeras -dólares, libras esterlinas o billetes de 500 €- del que necesitan desprenderse por posibles problemas fiscales en sus países.

Si la transacción continúa, antes de firmar el contrato de compra-venta del inmueble ponen la condición realizar un cambio de moneda en efectivo -normalmente entre 200.000 y 500.000 euros- del dinero «negro» que poseen en metálico. A cambio reciben billetes de pequeño o mediano valor por ese importe, del que descuentan una cantidad en concepto de comisión.

El intercambio de dinero se hace en persona, generalmente en la habitación de algún hotel de lujo, donde los delincuentes le entregan a la víctima un maletín con dinero falso y se marchan con el dinero legal de la víctima. En el caso de que el cliente se percate de la estafa e intente abortar la operación, los delincuentes le amenazan con algún arma le sustraen violentamente el maletín con el dinero de curso legal.

4.-La entrega de llaves por mensajero

Es parecido al casero que vive en el extranjero salvo que en esta ocasión puede estar en España y mandará las llaves una vez que se deposite la fianza y el alquiler… por adelantado de nuevo. Cuando llegan las llaves, si es que terminan por llegar, no abren la puerta del inmueble. O, si abre la puerta, el panorama puede ser encontrar a gente viviendo en la casa a la que también han estafado.

5.-Falso vendedor

El inquilino de una casa que se hace pasar por su propietario y simula venderla, de modo que pide a los interesados un poco de dinero como señal para reservar el piso.

6.-El falso pago por adelantado 

Esta modalidad de estafa es para quien alquila piso. El arrendatario que no vive en la ciudad (y que paga el alquiler del piso sin haberlo visto en persona) dice que va a hacer una transferencia para el primer mes.

Después, le dice que la transferencia tarda en reflejarse en la cuenta del casero al que intenta timar y le manda un justificante del ingreso del dinero. Al recibirla, el dueño del piso ve que es más dinero del acordado.

Y llama al casero. Explica que se ha confundido, que si puede mandar de vuelta el dinero de más, a través de una empresa de transferencia de dinero. Dinero perdido, claro, porque el primer pago nunca llegó a realizarse. Para cuando el estafado se da cuenta, el estafador ya ha volado.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído