ACUMULA UNA CAÍDA DEL 40%, SEGÚN EL BANCO DE ESPAÑA

La baja inflación frena los precios de la vivienda

La bajada de sueldos y el peso de la temporalidad en los nuevos contratos afectará de forma negativa a la decisión de comprar un piso

La baja inflación frena los precios de la vivienda
Piso en venta. EP.

Esta semana hemos conocido que el precio de la vivienda en España ha caído entre un 30% y un 40% desde los máximos de 2007. Lo dice el Banco de España en su último Informe de Estabilidad Financiera. En el estudio también estima que la tendencia evoluciona hacia la estabilización y observa «incluso un tímido repunte» en algunas zonas. Esto, sin embargo, no quiere decir que, a partir de ahora, el precio de los inmuebles vuelva a subir.

En este sentido, el Banco de España se muestra muy cauteloso. A su juicio, la evolución a medio plazo dependerá de la situación económica global, de las condiciones de financiación que aplique la banca, que serán más estrictas que en el pasado, y de la necesidad de absorber el stock de viviendas construidas. Analicemos la situación económica global y, en particular, las condiciones de precios.

Todos los indicadores económicos apuntan hacia una fuerte desaceleración de la actividad productiva en la zona euro, hasta el punto de que esta misma semana la Comisión Europea ha rebajado sensiblemente sus previsiones de crecimiento económico. Según sus nuevos cálculos, Bruselas estima que el PIB de la eurozona crecerá un muy modesto 1,1% en 2015, frente a una estimación inicial del 1,7% el próximo ejercicio. Para España, la Comisión recorta en cuatro décimas su estimación de crecimiento para el próximo ejercicio y la sitúa en el 1,7%, un dato inferior a la previsión del Gobierno del 2%.

¿Cómo interpretar estos datos de cara a la evolución del precio de la vivienda? Pues en el sentido de que los europeos no van a acelerar el ritmo de adquisición de viviendas en España, excepto, si acaso, los inversores profesionales, los cuales se limitan a operaciones en las zonas ‘premium’.

En cuanto a España, dependerá de si el crecimiento económico se traduce en empleo fijo o temporal, en jornadas a tiempo completo o parcial y/o en salarios como los anteriores a la crisis o más bajos. Pues bien, casi todo el empleo que se está creando en nuestro país es temporal y a tiempo parcial. Además, según el Banco de España, los salarios caen más de lo que dicen las estadísticas. En estas condiciones, no parece probable que los españoles se vayan a lanzar en masa a comprar casas, que sería lo que podría impulsar su precio al alza, sino más bien todo lo contrario.

Tan importante, o más, que el crecimiento económico es la evolución de los precios de consumo, esto es, la inflación. Las previsiones de otoño de la Comisión Europea en relación con el IPC en España indican que este año crecerá el 0,9% y en 2015 lo hará todavía menos: un exiguo 0,6%. Con estos niveles de inflación, las cada vez menos revisiones salariales vinculadas con la misma van a ser mínimas o nulas. Dicho de otra forma, muchos sueldos se van a quedar como estaban, por lo que su capacidad de comprar una vivienda seguirá siendo la misma. Por tanto, por aquí tampoco se vislumbra razón alguna que invite a pensar en subidas de precios de la vivienda, sobre todo porque las condiciones salariales no lo permitirán. A lo que habría que unir las condiciones más estrictas a la hora de que los bancos concedan una hipoteca.

Para complicar más las cosas, las previsiones a medio y largo plazo hablan de un crecimiento muy moderado de los precios de consumo para el conjunto de la zona euro e, incluso, sigue planeando por el ambiente el riesgo de una posible deflación, esto es, crecimiento negativo de los precios. La deflación supone que las empresas cobran menos por los bienes y servicios que se comercializan, que sus márgenes se reducen hasta entrar en pérdidas, que precisan reducir costes laborales para afrontar esta situación y que la forma de hacerlo es bajando los salarios o despidiendo gente.

Desde la perspectiva de la inflación, por tanto, tampoco se aprecia nada que permita aventurar una posible subida de los precios de la vivienda en bastante tiempo.

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído