¿Financiar con un banco o aceptar el pago fraccionado de la universidad?

¿Financiar con un banco o aceptar el pago fraccionado de la universidad?
Dinero, préstamo Creative Commons

Julio es el mes de las matrículas universitarias. Una vez terminada la selectividad toca decidir a qué universidad se quiere ir y cómo la vamos a pagar… Cada vez hay más universidades que ofrecen fraccionar el pago y para las que no, siempre está la alternativa de un préstamo universitario que ofertan las entidades bancarias. Pero ¿cuál de las dos opciones nos será más rentable?

¿Cuáles son las facilidades de pago que ofrecen las universidades?¿Qué otras opciones hay?

La mayoría de universidades españolas a la hora de formalizar la matrícula permiten el pago único o el pago fraccionado. El pago fraccionado consiste en la posibilidad de pagar en hasta seis cuotas el precio de matrícula.

Otra posibilidad es contratar un préstamo comercializado por alguna entidad bancaria que esté destinado a financiar los estudios.

¿Qué préstamos bancarios están destinados a los estudios? ¿Qué finalidad tienen?

Las mismas universidades tienes acuerdos de financiación con entidades bancarias. En las webs de algunas universidades hemos podido ver que Banco Santander, Bankoa, IberCaja, CatalunyaCaixa y Kutxabank ofrecen préstamos con financiación de hasta 60.000 euros. Y el plazo variará en función de los estudios.

¿Qué opción debo elegir?

En el comparador financiero de Bankimia han simulado el cálculo de un préstamo de 2.000 euros para pagar el primer año de carrera con un plazo de amortización de hasta 12 meses y el resultado ha sido el siguiente:

Financiación bancaria

Financiación de la universidad:

  • Universidad de Valencia: seis pagos de 333,33 euros.
  • Universidad Complutense de Madrid: primera cuota de 600 euro y después siete cuotas de 200 euros.
  • Universidad Autónoma de Madrid: cuatro pagos de 500 euros.
  • Universidad Autónoma de Barcelona: tres pagos, el primero y el segundo de 600 euros y el último de 800 euros.

De hecho, la financiación que ofrecen las universidades no tiene intereses y esto nos beneficia porque no pagaríamos de más. Pero podemos apreciar que el importe de los pagos son mayores y el número de cuotas es inferior. Mientras que los préstamos bancarios nos ofrecen la posibilidad de pagar cuotas más pequeñas en un plazo superior.

La decisión al fin y al cabo, dependerá de la posibilidad económica de cada estudiante o de su familia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído