Economía
La casita de invitados del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero. PD

La casita de invitados de la mansión de los líderes de Podemos, Pablo Iglesias e Irene Montero, se levantó sin licencia. Así se desprende del expediente urbanístico al que ha podido acceder y recoger M. A. Ruiz y F. González en okdiario.

Según los datos de la Dirección General del Catastro, se trata de una pequeña edificación de 24 metros cuadrados. Está situada junto al acceso principal de la finca y su uso urbanístico es de “almacén”.

Esto significa que la edificación no es habitable,  a pesar de que se identificaba como una “casa de invitados” en la publicidad de venta del chalé.

 En la ingente cantidad de documentación del expediente, correspondiente al casoplón que Pablo Iglesias e Irene Montero compraron por un precio declarado de 660.000 euros y que algunos valoran en millón y medio, no hay ni rastro de la existencia de la casita de invitados.

Ni en la licencia de obra mayor concedida para la construcción del chalé, ni en la licencia de primera ocupación ni en el libro del edificio consta ese edificio.

Las obras construcción del chalé se iniciaron en 2002 y se prolongaron durante 13 meses, según la documentación consultada. La casita de invitados se instaló al menos siete años después, pero en el Ayuntamiento de Galapagar no consta que se solicitara ninguna licencia para ello, por lo que su situación es irregular.

El gallinero y la perrera eran ilegales por los tres mismos motivos que la casa de invitados: habían sido construidos sin licencia, constituían una edificación diseminada no permitida por la normativa urbanística de La Navata y estaban pegados al muro exterior, por lo que también incumplían la norma sobre el retranqueo.

Pablo Iglesias optó por derribar esta construcción ilegal (aprovechando la misma licencia de obras con la que ha ampliado la cocina, ha tirado el tabique de un antiguo lavadero y ha renovado la instalación eléctrica y de fontanería), pero en cambio ha decidido mantener la casita de invitados irregular.

VÍDEO DESTACADO: "No me gustan los pijos".... lo que decía el podemita Pablo Iglesias antes de comprarse un casoplón de 600.000 euros