Economía
Vivienda, inversión, hipoteca, casa, inmobiliario. PD

Como poco es para pensárselo y tomar ciertas precauciones. Los expertos coinciden en que habrá estar atentos a los próximos datos por si hay un cambio de tendencia.

El precio de la vivienda en España se situó en julio en una media de 1.376 euros por metro cuadrado, que supone un descenso del 4,5% interanual, la mayor caída en los últimos tres años y la primera registrada en dos años, según los datos del Consejo General del Notariado, adelantando una desaceleración en el mercado inmobiliario para el tercer trimestre.

El dato de los notarios es el primero oficial para el tercer trimestre sobre la evolución de los precios y es relevante porque se trata de precios cerrados en los que se ejecutan las operaciones, frente a las estadísticas de portales inmobiliarios, que reflejan el precio al que intentan vender los propietarios.

El director de Estudios de pisos.com, Ferran Font, señala que las cifras de julio pueden ser engañosas porque es un mes marcado por la estacionalidad, tanto en precio como en número de operaciones.

Explican Paula Cid y Francisco S. Jiménez en 'El Economista' este 11 de septiembre de 2018 que el mercado inmobiliario suele reducir su actividad durante los meses de verano:

"Sin embargo, están notando una cierta ralentización, sobre todo en las grandes ciudades, donde los precios van reduciendo la velocidad de crecimiento, pero hay que esperar a los datos de otras fuentes y del resto del trimestre para hacer una valoración más certera".

Desde el Consejo General del Notariado afirman:

"El descenso puede deberse a múltiples causas: algunas de índole puramente estadística y otras de índole económica, como el incremento de incertidumbre percibida por las familias, el fin de la mejora en las condiciones financieras tras los anuncios del BCE de su paulatina retirada de los estímulos monetarios o los primeros signos de ralentización económica".

En la misma línea se pronuncia la directora de Fotocasa "puede ser la primera señal de una normalización del mercado, ya que, aunque los precios crecen con fuerza en los principales núcleos del país (Madrid, Cataluña y las islas), en el resto se mueven a un ritmo más pausado".

"Si se confirma la desaceleración económica y del empleo, tarde o temprano esto se hará notar en el mercado de la vivienda, sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos meses el precio de venta y alquiler crece a un ritmo muy superior al poder adquisitivo de los españoles, que no ha mejorado desde la crisis".

La experta inmobiliaria apuesta para explicar la caída de julio por la estacionalidad propia de los meses de verano y elementos de la propia estadística.

En todo caso, Font considera que una desaceleración de los precios es saludable para el mercado, en el que "nos habíamos acostumbrado a crecimientos de dos dígitos". Las propias cifras de los notarios resaltan que el resto de indicadores del mercado como crédito o número de operaciones (compraventa) siguen creciendo con fuerza.

La compraventa de vivienda alcanzó en julio las 52.014 transacciones, lo que supone un aumento interanual del 4%, del 0,6% si se tiene en cuenta el efecto estacional de la serie. El número de nuevos préstamos hipotecarios realizados en el mes de julio fue de 34.295, lo que supone un aumento del 5,7% interanual (1,6% en la serie corregida de estacionalidad). La cuantía promedio de tales préstamos fue de 189.193 euros, reflejando así un incremento del 1,4% interanual.

La venta de pisos de precio libre se incrementó un 2,9%. Este aumento de las transacciones de pisos libres se debió exclusivamente, a la expansión de las de pisos de segunda mano (4,6%) ya que la de pisos nuevos se redujo 11,7%. Por su parte, la venta de viviendas unifamiliares mostró un incremento del 11,2% interanual.

La venta de pisos mostró un incremento interanual del 2,2%, mientras que las del pisos de precio libre se incrementó un 2,9%. El aumento de las transacciones de pisos libres se debió a la expansión de las ventas en los pisos de segunda mano ya que la de los pisos nuevos se redujo un 11,7%. Por su parte, la vivienda unifamiliares mostró un incremento del 11,2% interanual.

Por su parte, los préstamos hipotecarios destinados a la adquisición de un inmueble se incrementaron en julio un 10,4% interanual (26.706 préstamos), debido tanto al incremento en la concesión de préstamos para la adquisición de una vivienda (11,1% interanual) como al ligero aumento de los préstamos hipotecarios para la adquisición de otros inmuebles (0,8% interanual).

Los préstamos destinados a la construcción mostraron en julio un aumento interanual del 17,1%, hasta las 681 operaciones. La cuantía promedio de los mismos fue de 688.031 euros, recogiendo así una expansión interanual del 25,8%. Mientras que los destinados a financiar actividades empresariales experimentaron una ligera caída interanual del 6,3%, hasta las 409 operaciones, y su cuantía se incrementó un 22,6% interanual, hasta los 1.439.609 euros.

Por último, el porcentaje de compras de viviendas financiadas mediante un préstamo hipotecario se situó en el 48%. Además, en este tipo de compras con financiación, la cuantía del préstamo supuso en media el 76,0%.