Economía
Alavia Khawaja, y su penosa experiencia con Airbnb. EP

Esta es una de esas historias, que si no la ves no la crees. Airbnb se prepara soplar las velas que marcarán su décimo aniversario este mes de noviembre  de 2018 (Vacaciones: Y ahora llega 'Swimply', el Airbnb de las piscinas ).

El grupo estadounidense, fundado en 2008 por Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk, ha vivido una década convulsa en la que ha llevado su plataforma a más de 190 países y más de 33.000 ciudades (Pesadilla en el Airbnb: Alquilan una casa para descansar y aún no superan el trauma).

El grupo ha puesto patas arriba la experiencia de alojamiento en las ciudades... pero, como seguramente sabéis, no todo han sido rosas en el camino. [VIDEO] Esto es lo que pasa cuando no tienes cuidado al soplar las velas de tu cumple

Y es que la compañía se ha visto las caras con los ayuntamientos de diferentes ciudades, y ha hecho frente a la presión del sector hotelero. Tampoco han faltado las polémicas con los propios usuarios, que en ocasiones han recurrido a las redes para compartir historias de lo más estrambóticas. (La niña que arde como una tea tras soplar las velas de su tarta de cumpleaños)

Por ejemplo, hace poco una joven llamada Alavia Khawaja compartió en Twitter su terrible experiencia compartiendo una habitación de su apartamento via Airbnb. Según su relato, le alquiló esa habitación a un hombre llamado Leonard Jackson... que no solo le robó, sino que fue pillado portando 3 pistolas.

Lo peor de todo es que Alavia asegura que en Airbnb no hicieron nada para ayudarla, y aunque se encuentra bien físicamente, la situación le ha pasado factura a nivel anímico -como nos ocurriría a cualquiera que pasara por idéntico calvario-.

"No sé dónde está ese hombre ahora mismo. La policía no me mantiene informada, así que creo que incluso si lo hubieran arrestado, no me lo dirían."

Después de todo esto, Alavia recomienda a la gente que no alquilen sus casas a desconocidos, y que informen inmediatamente si notan algo raro.

"Sé persistente en la adversidad, así que si ocurre algo puedes demostrar que lo has intentado. Imaginad qué habría pasado si hubiera dejado de pedir ayuda después de que pasaran de mi en un principio".

Por su parte, tiene claro que se ha acabado lo de alquilar la habitación, sobre todo cuando después de este terrible suceso otras dos mujeres se las tuvieron que ver con el mismo hombre... y ni Airbnb ni la policía emprendieron acciones para ayudarlas.

Además, mucha gente culpa a la víctima, considerando que es la culpa de Alavia por meterse en una situación así.

"Quienes dicen que es culpa mía, se centran en el problema erróneo: Hay que enseñar a la gente a tratar a otros con respecto, que es lo opuesto de remarcar cómo mantener alejada a la gente irrespetuosa".

Hace poco, esta joven llamada Alavia Khawaja compartió en Twitter su terrible experiencia compartiendo una habitación de su apartamento via Airbnb