Economía
El socialista Pedro Sánchez, el PSOE y la crisis en España. EP

El socialista se ha convertido ahora en azote de los bancos, pero -como subraya Miguel Blasco en 'EsDiario' este 9 de noviembre de 2018, no siempre fue así. Cuando formaba parte de la Asamblea General de la entidad obtuvo un préstamo con estas condiciones (Sánchez e Iglesias sacan rédito de la crisis hipotecaria con decretos demagogos y manifestaciones populistas).

La campaña de imagen que Pedro Sánchez se está haciendo a costa de los bancos no tiene precio, aunque a buen seguro el próximo CIS de José Félix Tezanos la cuantificará generosamente en votos (El oculto motivo por el que Pedro Sánchez y su mujer han conseguido un chollazo de hipoteca).

Pero no siempre el ahora presidente del Gobierno tuvo tanta ojeriza al sistema financiero, del que formó parte en los años de bonanza. Y precisamente gracias a ello consiguió una hipoteca bonificada (La sospecha de Carlos Herrera sobre el 'atentado' a Pedro Sánchez incendia el PSOE). 

Es un capítulo de su vida sobre el que el líder socialista no quiere hablar, y que durante mucho tiempo trató de ocultar, pero que ahora vuelve a estar de rabiosa actualidad: Sánchez, el azote de los banqueros, formó parte entre 2004 y 2009 de la Asamblea General de Caja Madrid, en su condición de concejal de la capital. Eran los tiempos de Miguel Blesa al frente de la entidad.

Como todo español que ha suscrito una hipoteca en los últimos años, a él también le tocó pagar a la Comunidad de Madrid el impuesto sobre actos jurídicos documentados. Pero en su caso lo compensó con creces con las condiciones tan ventajosas en las que le fue concedido el préstamo. 

Al formar parte de los órganos de decisión de Caja Madrid (además en los años de mayores desmanes y de la ruinosa compra del City National Bank of Florida), Sánchez tuvo ciertos privilegios, como reconoció él mismo en un anexo a su declaración de bienes y rentas que colgó en la página web del PSOE en octubre de 2014 y que ya hace mucho que no está. Es éste:

En el documento se especificaba que Sánchez y su mujer contrataron una hipoteca con Caja Madrid en septiembre de 2005, por valor de 293.700 euros y con un tipo de interés del 1,75% más euríbor. Se le quedó una cuota mensual de 1.397,40 euros. Alquiló ese inmueble por aquel entonces.

Una década después, sigue pagando aquella hipoteca pero opinando muy distinto de los bancos: