¿Qué fue de la vieja bola de demolición?

‘Wrecking Ball’: 10 grandes demoliciones que salieron fatal

Las demoliciones, en las que se hace implosionar un edificio, son una mezcla milimétrica de ingeniería y explosivos.

Este método se utiliza generalmente para derribar grandes construcciones, como rascacielos, chimeneas, torres…

Cualquier error de cálculo puede ser fatal, ya que el tiempo que tarda la estructura en venirse abajo es de apenas unos segundos.

Si la situación de los explosivos no es la correcta, es posible que la estructura no se derrumbe sobre sí misma, lo que puede ser fatal para los edificios colindantes.

También hay que calcular cuál será la trayectoria de los escombros…

¿Qué fue de la vieja bola de demolición?

Si hoy están desmantelando algún edificio cerca de tu casa es poco probable que veas una bola de demolición en acción.

La herramienta favorita de destrucción en los años 50 y 60 está de capa caída, y son pocas las empresas que siguen usando bolas de acero (de hasta 4.500 kilos) para tirar abajo edificios.

De hecho, la bola de demolición está tan fuera de moda que si buscas ‘wrecking ball’ (su nombre en inglés) en Google, Youtube o Flickr tendrás que rascar entre cientos de resultados relacionado con Bruce Springsteen, Miley Cirus o Neil Young. Pero nada de demoliciones.

“El sencillo aparato pendular fue mejorado y refinado dando lugar a muchas variaciones antes de convertirse en el icono que es hoy en día”, explica Eric Grundhauser desde Atlas Obscura.

Pese a que el origen de la bola es incierto, su nacimiento ocurrió después de los años 40, cuando la demolición era más sinónimo de delicado desmantelamiento que de destrucción.

Los años dorados de la bola de demolición se remontan a las décadas de 1950 y 1960.

Pese a que no permitía aprovechar materiales, la técnica resultaba más efectiva y eficiente (en tiempo) que la ‘deconstrucción’ manual. Aunque con efectos secundarios mayores.

La retirada de elementos como el amianto debía ser mucho más delicada. Así que el surgimiento de técnicas más exactas terminó suponiendo la muerte de la bola de demolición.

Pero si la inmediatez sigue siendo una prioridad, las demoliciones con explosivos también desbancan a la bola en efectividad en casos de estructuras de gran tamaño.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído