GENTE DE LA TELE

Pablo Motos confiesa que se arruinó por comprar pisos como un loco en plena burbuja inmobiliaria

Pablo Motos confiesa que se arruinó por comprar pisos como un loco en plena burbuja inmobiliaria

La maldición del ladrillo combinada con la codicia (‘El Hormiguero’: Así es el casoplón de lujo que estrena Pablo Motos en Madrid).

Pablo Motos perdió todo su dinero hace unos años, fue una de las peores experiencias de su vida (Ana Morgade deja a Pablo Motos sin palabras: «Ni muerta»).

Había invertido en ladrillos como un loco y explotó la burbuja inmobiliaria. Se arruinó pero ahora su productora, encargada entre otros formatos de El Hormiguero (se llama 7 y Acción), es un gran negocio y cerró el ejercicio de 2017 con unas ventas de 26 millones de euros.

Esta semana ha salido a la luz que el presentador se muda a la milla de oro madrileña y el propio Pablo ha querido compartir con todos sus seguidores que por culpa de una inversión inmobiliaria pasó por uno de los momentos más complicados de su vida.

Sucedió durante la visita de su compañero de cadena, el periodista Vicente Vallés, a quienes las hormigas de El Hormiguero le preguntaron si tenía algún dinero invertido en bitcoin.

«No. Iba a decir que no por suerte, pero es verdad que los ha habido que se han forrado con esto», confesaba el periodista mientras que Motos se mostraba de acuerdo, «sí, siempre hay alguno que se ha forrado».

Las hormigas aprovecharon el momento para preguntar a su jefe si él había tenido bitcoins y era de los que se habían forrado.

«Nunca jamás. Yo aprendí la lección hace tiempo de este tipo de cositas».

Trancas y Barrancas siguieron con la entrevista y preguntaron si su ruina le llegó después de invertir «en ellos», a lo que Pablo Motos respondió con esta insólita confesión.

«Yo hice una inversión. Todos mis amigos estaban haciendo inversiones, y entonces venían y ya les falta sólo el puro. Y yo les decía: ‘Pero tíos, no invirtáis en la bolsa’. Y todos: ‘Pero macho, si es que estamos ganando. Si es que estamos ganando’. Ya les veía a los tíos con un coche, con un tal».

La cuestión es que Pablo decidió invertir su dinero en bolsa. «Y me estalló la burbuja inmobiliaria en la cara. Una mañana pasé de tener bastante dinero a perderlo todo en cuatro o cinco horas», se sinceró.

«Lo cual te hace pensar que es mucho mejor trabajar de lo que sabes y no meterte en lo que no sabes».

A pesar de todo consiguió salir adelante y ha conseguido tener un buen nivel de vida. Si bien el presentador no habla sobre su economía, a día de hoy no pasa necesidades y de hecho vive junto a su compañera de trabajo y pareja en la mejor zona de la capital.

Su mudanza al barrio madrileño de Salamanca es el mejor ejemplo de ello. Según publicaba esta semana Diez Minutos, se trata de un imponente piso de más de 300 metros cuadrados.

Hasta ahora, Pablo y su mujer vivían muy cerca de la plaza de las Ventas, también en el centro de la capital, aunque en una zona más sencilla.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído