EL HOMBRE Y SU CASA

Las 6 cosas que tienes que tener muy presentes si quieres comprarte una vivienda en 2019

Las 6 cosas que tienes que tener muy presentes si quieres comprarte una vivienda en 2019
Vivienda, inmobiliario, casa y alquiler PD

Hay épocas mejores que otras y no es sencillo afirmar con rotundidad, dad la volatilidad que esta teniendo la economía mundial este verano, que este sea un momento ideal para comprar.

En cualquier caso, te decidas o no, lo esencial es que uses el sentido común y te ajustes a unas normas básicas, para no pillarte los dedos.

Aunque sea un buen momento para hacer una inversión en un nuevo hogar, lo cierto es que, antes de lanzarse a ello, conviene tener presentes una serie de consejos que te vendrán bien.

Entre los consejos que podemos darte están:

Analiza las viviendas
Tómate tu tiempo para estudiar cada una de las viviendas que te interesen. El problema es que la mayoría de la gente mira su vivienda como una transacción en lugar de como una estrategia de inversión. Las personas se enamoran de una propiedad y dejan de ser realmente objetivos, pasan de ser inversores a particulares. Por lo que uno de los consejos principales para ser un buen inversor inmobiliario es no enamorarse de las propiedades y tratarlas como lo que son números.

Revisa los créditos
Tener vivienda propia es quizás el desembolso más importante que se realiza a lo largo de la vida, y en muchas ocasiones, el crédito hipotecario es una de las opciones más viables para lograrlo.

Es necesario que las personas sean conscientes del impacto real que puede traer un crédito a las finanzas personales. Muchos de los casos de sobreendeudamiento se dan por la falta de información, investigación y autoanálisis al momento de solicitar un préstamo. No significa que debamos satanizar estos instrumentos, debemos aprender a estudiar mejor nuestra situación antes de solicitarlos formalmente y a administrarlos una vez adquiridos

Cuidado con la hipoteca
La hipoteca es el gasto más importante que todas las familias tienen que acometer a lo largo de su vida y, sin duda, el más oneroso. Los expertos coinciden en que este gasto no debería superar, en ningún caso, el 30% de nuestros ingresos mensuales. En cualquier caso, para llegar holgadamente a fin de mes, conviene limitarlo a un 20-25%. Es decir, para una familia cuyos ingresos sean de 2.000 euros netos mensuales, la cuota de la hipoteca no debe superar los 600 euros al mes para un plazo de, como mucho, 30 años.

La ubicación es importante
La ubicación de tu vivienda define varios aspectos de tu día a día; desde la calidad de vida y el tiempo de desplazamiento entre tu casa y tu trabajo, hasta tu vida social. Por eso, si estas buscando el hogar de tus sueños, ten en cuenta no solo el precio y las características de la vivienda sino también el lugar en donde se encuentra situada.

Además de permitirte tener acceso a locales comerciales, centros educativos y darte facilidades de transporte, comprar casa en el sitio indicado es una buena inversión a largo plazo porque influye en la valorización de la vivienda, lo cual permite que en el momento en el que decidas vender la propiedad puedas hacerlo por un precio mayor al que pagaste al momento de adquirirla.

Cuidado con los gastos de comunidad
Además de la hipoteca, ¿cuánto te costará vivir en propiedad?

Los gastos más habituales en una comunidad de vecinos son los de luz, agua, seguro y los destinados a pequeñas reparaciones. Si en tu vecindario se ha constituido una comunidad de propietarios, la Ley de Propiedad Horizontal en su artículo 9.1., dice que es necesario destinar un 5% del presupuesto a imprevistos.

Si es una comunidad pequeña, con poco mantenimiento, puede que no sea una cifra significativa para descartar la vivienda. Sin embargo, hay comunidades en las que este gasto puede superar los 100€ mensuales o incluso ser superior a 200€. Estas cifras suelen darse en comunidades en las que hay servicios añadidos (piscina, áreas de deporte, portería, calefacción central…). En estos casos, sí puede jugar un papel importante en la decisión de compra.

Tómate tu tiempo
Comprar una vivienda debería ser una acción racional. Sin embargo, somos seres con sentimientos que a veces son difíciles de controlar. Dar el paso y convertirse en propietario de un inmueble es una situación que no está exenta de cierto apasionamiento y exaltación. No obstante, es importante mantener la cabeza fría durante el proceso, y no dejarse llevar por impulsos de los que nos podríamos arrepentir.

Evita el «flechazo» instantáneo identificando los factores negativos para sopesarlos. Las buenas vibraciones tienen un gran peso, pero la compra merecerá verdaderamente la pena cuando los factores objetivos vayan en consonancia.

 

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero y editor, es uno de los más recientes fichajes de Periodista Digital, y su carta de presentación profesional es que lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Lo más leído