VIVIENDA

Estas son todas las ventajas y desventajas de una hipoteca inversa

Estas son todas las ventajas y desventajas de una hipoteca inversa
Hogar RS

Toma nota. Complementar la jubilación es cada día más importante para poder disfrutar de un momento de retiro laboral con mejor calidad de vida. El problema que se encuentran muchos españoles es cómo hacerlo. En España sí se ahorra, el problema es que su cultura financiera es muy distinta a la de otros países de nuestro entorno: hay poco ahorro finalista -para la jubilación- y buena parte de los activos familiares se centran en la compra de vivienda, según recoge el autor original de este artículo iAHorro vía fotocasa y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Así, llegada la edad de jubilación, más de 9 de cada 10 familias tienen una vivienda ya pagada e incluso 4 de cada 10 tienen más de un inmueble. Esta vivienda se convierte así en una herramienta con la que conseguir este complemento para la jubilación y lo hace con diferentes opciones, una de estas es la hipoteca inversa.

Qué ofrece la hipoteca inversa
La hipoteca inversa, como su propio nombre indica no deja de ser un préstamo cuya garantía es un inmueble -garantía hipotecaria- pero en el que al revés de una hipoteca normal no se realizan pagos si no lo que se recibe es un cobro. Esta diferencia se plasma en que la deuda no disminuye con el paso del tiempo, a lo contrario, va aumentando.  Cuando llega el momento del fallecimiento los herederos del inmueble serán estos los que decidan asumir la deuda y con ello mantener la propiedad de la vivienda o por el contrario no aceptar la deuda y ceder la titularidad del inmueble.

El requisito fundamental es que quien contrate la hipoteca inversa puede ser mayor de 65 años o tener una discapacidad igual o superior al 33%, dependencia severa o gran dependencia. Se puede realizar sobre la vivienda habitual pero también sobre cualquier otro inmueble en el que sea titular. Por último, se pude optar por cobrar un capital en el momento de la firma o lo más común y como se han comercializado y lo siguen haciendo en España el pago de una renta vitalicia.

Estas características definen sus principales ventajas: 

Convierte un activo poco líquido como una vivienda en pagos periódicos.
No conlleva la pérdida de la propiedad, puede continuar viviendo en su vivienda habitual hasta el fallecimiento.
Los herederos son los que tienen libertad de asumir esa deuda o de renunciar a la propiedad simplemente no aceptándola.

Desventajas de la hipoteca inversa: cuantía, duración y seguro
El principal problema que hace que muchas de las operaciones con hipotecas inversas no sean viables es la cantidad a cobrar. En muchas ocasiones existe una gran discrepancia entre el valor del inmueble que se hipoteca y la renta periódica que se recibe, siendo para muchos una cantidad pequeña e insuficiente.

Esto se produce esencialmente por dos causas. La primera es porque no se entrega el equivalente al total del valor de la vivienda. Al igual que una hipoteca es muy extraño que te financien el 100% del valor, y lo más normal es que te concedan como mucho un 80%, en la inversa sucede lo mismo. Es más, este porcentaje suele ser superior y es extraño que te concedan más de un 70%.

La segunda está en que en la mayoría de los productos se añade un seguro para garantizar, si se consume el total del valor de la vivienda, una renta vitalicia que garantice los pagos una vez consumida la renta. Este seguro se paga como prima única y su importe elevado se cobra al inicio de la operación restando del dinero a entregar por la hipoteca inversa.

Descontados el pago del seguro y porcentaje que no se entrega el resultado es que una gran mayoría de los inmuebles, por su valor, no son interesantes por la pequeña renta que reciben a cambio y solo son interesantes aquellas viviendas de valor más elevado.

Qué tienes que analizar
Aunque la oferta actual es escasa, es un producto que seguro crecerá estos años. Su ventaja principal seguirá siendo obtener una renta sin tener que abandonar la vivienda por la venta, aunque esta tenga ventajas fiscales.

Pero para que sea beneficiosa se deben tener en cuenta dos puntos clave, la concesión y la opcional recuperación de la vivienda por los herederos. En el primer punto, es esencial estudiar que la renta que se vaya a recibir sea adecuada y analizar muy bien los costes, especialmente el del seguro.

Convertir estos cobros en perpetuos es un punto fundamental, pero hay que determinar cual es su coste y especialmente la fecha en la que finaliza el pago de la renta proveniente del inmueble y cuando lo hace el seguro. Antes acabe la primera, mayor será el seguro por abonar. Por todo ello, hay que equilibrar cobros periódicos y plazo. Por último, también es importante que los herederos del hipotecado conozca la existencia de este producto. Por supuesto, no existe obligación ninguna, pero evita posibles conflictos futuros.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído