¿Cómo cuidar la alimentación de los niños en verano?1/4

Hoy que se inicia oficialmente el verano, los expertos del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) destacan la importancia de satisfacer los requerimientos nutricionales en edad de crecimiento y ofrecen pautas y recetas pensadas para conquistar las papilas gustativas de los más pequeños sin caer en déficits o excesos.

Y la razón para este objetivo es, por ejemplo, saber que 2 de cada 5 escolares en España en edad entre 6 y 9 años tienen sobrepeso u obesidad, según alerta la Iniciativa Europea de Vigilancia de la Obesidad Infantil de la OMS y avisa que apenas el 9% de los niños toma a diario verduras y un 29%, fruta; el 22% pasa al menos dos horas en días entre semana delante del televisor o con dispositivos móviles; y tan sólo el 31% hace deporte o baile de forma extraescolar. Además,1 de cada 3 menores en nuestro país en edad entre 8 y 17 años muestra exceso de peso, según la OCDE.

Tras este prologo vamos a ver más ampliamente la situación. Para empezar y con el fin del curso escolar y el comienzo de las vacaciones de verano, que en España rondan los dos meses y medio, muchas familias tienen dificultad para suplir el servicio de comedor con un menú variado y equilibrado dentro de unos horarios flexibles en cuanto al tiempo dedicado a comer, dormir, de ocio y actividad física. Sumado a otros factores, como el consumo de comida rápida de escaso valor nutricional y a precios muy económicos o el acceso libre a dispositivos móviles y de entretenimiento sedentario, el descontrol vacacional podría contribuir para engrosar los índices de sobrepeso y obesidad infantil que en nuestro país se han cuadriplicado en las últimas cuatro décadas.

Para revertir esta tendencia, recalcan los expertos del IMEO, a quienes agradecemos la documentada información, urge modificar la dieta y hábitos de vida poco saludables que influyen en el crecimiento y desarrollo de los menores y que elevan su riesgo de padecer en edad adulta enfermedad cardiovascular, diabetes tipo dos, hígado graso, hipercolesterolemia o hipotiroidismo. “Nuestros hijos ya no siguen el patrón alimentario de la dieta mediterránea y esto explica los niveles bajos detectados de ácido α-linolénico y docosahexaenoico, vitamina D, hierro y iodo3 como consecuencia del bajo consumo de pescado, verduras y hortalizas que se dan entre los menores”, recalca Rubén Bravo, experto en nutrición y portavoz del Instituto. Fomentar una cultura nutricional significa no sólo centrarse en el aspecto saludable o propiedades organolépticas de los alimentos -color, sabor, textura y aroma-, sino también satisfacer los requerimientos nutricionales relacionados con el crecimiento somático y el desarrollo psico-afectivo del menor.

“Para empezar, es fundamental implicar a los niños en las tareas relacionadas, desde el momento de la compra, para familiarizarse con el aspecto natural de los alimentos, hasta el emplatado”, señala Carmen Escalada, nutricionista clínica del centro. Los pequeños tienden a imitar los adultos y no conviene ponerlos en una mesa separada o darles platos diferentes. Hay que respetar su hambre y apetencia sin obligarles a que tomen determinado alimento, porque esto sólo aumentará su rechazo.

Un dato curioso y que conviene conocer es que los niños diestros suelen comer antes y mejor la comida situada a su derecha, y los zurdos, los de la izquierda; por ello, debemos colocar los ingredientes que el niño come peor en el lado correspondiente.

Un error frecuente es servir al pequeño un plato saturado de comida esperando que se lo acabe. Esta estrategia no funciona y solo puede convertir la hora de la comida en una batalla campal. Sería mejor que haya espacios libres entre los alimentos y que éstos tengan formas divertidas como, por ejemplo, palmeras dibujadas de fruta, caras con melenas hechas de calabacín en tiras, etc. A veces no es el alimento que genera el rechazo del niño, sino la forma en que está cocinado, de modo que podemos probar a dárselo como un plato completamente distinto.

Pues mañana seguimos, tras agradecer a los expertos de IMEO la información, contando lo que nos recomiendan de cara a cómo hacer que coman verdura, por ejemplo…

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído