Kim Kardashian tendrá que suspender temporalmente una actividad por la que es muy popular y que además le ha hecho ganar fama y muchos dinero: los selfies. Y no es por capricho, si no por prescripción médica.

Según recoge Exclusiva Digital, en el último capítulo de ‘Keeping Up with the Kardshians', el reality de la familia mediática, se ve a Kim charlando con su madre y su hermana Khloè, cuando de pronto comienza a gritar "¡Me duele, me duele!".

Posteriormente Kim acudió al médico para ver a que se debía el dolor que de pronto le había surgido en la mano y con gran sorpresa se enteró que la constante posición de su mano haciendo selfies, le había provocado una lesión en un nervio de la mano, por lo que durante un tiempo que de momento es indefinido, tendrá que usar una férula en su muñeca no pudiendo hacers selfies.

No obstante seguro que habrá algún buen samaritano o samaritana que le ayudará para seguir manteniendo esa lucrativa actividad