Al más puro estilo de la película 'Historias de la radio' del año 1955 pero sin que se presente en el plató Jose Isbert vestido de esquimal para conseguir 3.000 euros, Paolo Vasile tira de solidaridad y no va a permitir que una de las colaboradoras más veteranas de 'Sálvame' esté "arruinada" si lo puede evitar.

En el programa de las tardes de Telecinco de este lunes, la colaboradora Belen Rodriguez afirmaba estar muy preocupada por la situación económica de Lydia Lozano diciendo "Estoy preocupada por Lydia. La vida es una cadena de favores y Sálvame es un programa que lo ve mucha gente y lo mismo le pueden echar una mano".

Lozano le habría contado a la hija de Doña Adelaida que quiere vender su 'Thermomix' anta la poca utilización que hace de ella, habiéndola usado solo en un par de ocasiones en dos años.

A renglón seguido metía baza Rafa Mora, quien últimamente parece el perejil de todas las salsas, y decía a quien fuera colaboradora de 'Tómbola': "Yo si estás mal te puedo dejar mil euros".

"¿Estás arruinada de pasta?", preguntaba conb cierta mala baba también Paz Padilla,
Lozano, cansada de ser el monigote de feria, respondía: "Ni vendo la thermomix, ni estoy arruinada".

Pero faltaba en opionar el correoso Kiko Hernández, quien parecía dar la puntilla a la colaboradora: "No entiendo que estés todo el día trabajando en la tele y ahora vengas a vender un robot de cocina".

Poco después, para mas cachondeo en general, el programa ponía un faldón con el número de teléfono al que los espectadores podían llamar para comprar el producto.
Todo un acto de solidaridad y compañerismo. Paolo Vasile no abandona a su gente