Telemachus Orfanos (Facebook)

Telemachus Orfanos era un joven que sobrevivió a una de las mayores masacres de de la historia de los Estados Unidos, la que el año pasado dejó 58 personas asesinadas por un francotirador durante un festival de música country en Las Vegas.

Ahora, el destino parece que estaba escrito para Telemachus y un año después ha recibido un balazo que ha acabado con su vida en otra nueva masacre.

El joven es una de las 13 víctimas confirmadas en el tiroteo que tuvo lugar este jueves 8 de noviembre en el Borderline Bar&Grill de Thousand Oaks, en California, cuando tenía lugar otro evento musical

La madre de Telemachus, Susan Schmidt-Orfanos, acudió al lugar de los hechos, a solo diez minutos de su casa, e hizo una súplica escalofriante durante una entrevista con KABC-TV, un mensaje que abrió los informativos en EEUU y se ha convertido en un mensaje viral contra las armas.

"Mi hijo estaba en Las Vegas con muchos de sus amigos y vino a casa. Pero no pudo venir a casa anoche ",
dijo entre lágrimas. "No quiero oraciones. No quiero pensamientos. Quiero que haya un control de armas y ruego a Dios para que nadie me mande más oraciones", dijo muy dolida Susan.

"Quiero que esos bastardos en el Congreso... Tienen que aprobar el control de armas de forma que nadie más tenga a un hijo que no vuelva a casa", añadió con la voz temblorosa.

"Sólo hay tres palabras que quiero que escribas son: Control de armas", dijo a un reportero del New York Times.

Según informes policiales, Orfanos estaba en Borderline con otros amigos que habían sobrevivido al tiroteo en Las Vegas. Trabajaba habitualmente como vigilante de seguridad en ese bar, pero en esta ocasión solo estaba disfrutando de una noche de fiesta el miércoles, según ha contado su amiga Marybeth Schroeder a la edición norteamericana del HuffPost.