Belen Esteban y Miguel

Belén Esteban ha acudido este martes a los juzgados de Torrejón de Ardoz para aportar nuevas pruebas en el caso contra su ex representante Toño Sanchís y así ampliar la demanda que le interpuso por antiguos contratos sin liquidar.

Aunque no hacía falta su presencia Belén ha querido acudir ella misma para entregar la citada documentación. Ya desde el juicio anterior, se especificaba en la sentencia que si existieran más documentos que corroborasen más actividades ilegítimas por parte de Sanchís, estos podrían ser añadidos al caso, y así ha sido. Acompañada de su novio Miguel, se ha mostrado tranquila y ha declarado que esta "es una demanda de lo del otro juicio (el de reclamación de cantidades), no es la demanda penal".

La colaboradora se ha disculpado con la prensa alli reunida por no poder dar mucha información sobre las cantidades que al final va a reclamar, además sus abogados están muy pendientes de las declaraciones que hace su representada ante los medios.

"Sabéis que cuando mis abogados me dicen: ‘habla', yo hablo". "Estoy tranquila, la verdad", "Es una demanda del otro juicio, es una reclamación de cantidades que hemos encontrado más, es lo único que os puedo decir porque me regañan"."Ahora tengo que esperar a que el juzgado actúe".

La justicia ya dio la razón a Belén Esteban y en el pasado juicio sentenció a pagar a Toño Sanchís 587.383 euros, cifra que ahora podría ascender. Para saldar parte de esa deuda, la casa en la que residía Toño le fue embargada por orden judicial y tras una subasta pública finalmente habría llegado a manos de Belén Esteban "Estoy esperando a que el juzgado se pronuncie, pero vamos que la casa es mía".