La historia de Knickers, el buey australiano de 1,94 metros de altura que se salvó del matadero porque simplemente no cabía allí, se ha hecho viral por todo el mundo, y Karl Schoenrock no fue la excepción al ver las fotos del animal. Schoenrock, que administra junto con su esposa el refugio de animales Kismet Creek Farm, cerca de la ciudad de Steinbach (Canadá), enseguida decidió medir a su buey Dozer, y descubrió que es incluso más alto que el 'Michael Jordan' australiano, según rt.

Dozer mide un par de centímetros más que Knickers y al igual que su 'hermano' de Australia, también evitó el matadero. Apareció en el refugio en agosto de este año luego de que una mujer vegana llamada Rebecca Hanuschuk lo salvara de una procesadora en Alberta. Según comentó al medio local Steinbach Online, lo vio por primera vez cuando el animal tenía 12 meses y no era tan grande.

Venía a verlo a menudo cuando estaba pastando y luego recolectó suficiente dinero gracias a la ayuda de sus amigos, que también se quedaron enamorados del buey, para salvarlo de la muerte segura en el matadero. Lo que no esperaba es que Dozer creciera tanto en los siguientes años.

Ahora Dozer es un favorito de Kismet Creek Farm y, según Schoenrock, es un "gigante bastante delicado" y muy tranquilo, pese a su tamaño intimidante. Cuando un par de caballos que viven en el mismo establo con el bovino le dan unos empujoncitos, se lo permite, comentó Schoenrock al programa As It Happens de la radio canadiense CBC.

Según Hanuschuk, el bovino "no para de crecer" y esto ya le ha generado problemas de salud. "Los tendones en sus patas traseras empiezan a romperse un poco por su tamaño, afirmó. Para aliviar su dolor, la mujer y los dueños del refugio le hacen masajes con cremas especiales.

Mientras tanto, Knickers sigue su vida feliz y despreocupada en Australia. Recibió su inusual nombre (en español significa Bragas) por andar junto con su amigo íntimo, un bovino llamado Brahman, o simplemente Bra, para que la granja tuviera su propio conjunto: Bra y Bragas.