A pesar de su gran número de características de seguridad, unos 'ladrones' demostraron que es posible robar un Tesla Model S en tan solo dos segundos clonando de forma inalámbrica el llavero del coche eléctrico, y que para lograrlo hacen falta solo equipos informáticos y de radio de no más de 600 dólares, según rt.

El Model S de Tesla, que cuesta 75.000 dólares, dispone de un sistema de entrada sin llave. Los investigadores de la Universidad KU Leuven, en Bélgica, encontraron una forma de aplicar ingeniería inversa en este sistema de entrada, y este lunes demostraron cómo lo hicieron en una conferencia en Ámsterdam (Países Bajos).

El sistema de entrada del automóvil funciona transmitiendo una señal de radio de baja frecuencia, que el llavero detecta y a la que responde con su propia señal de alta frecuencia. El automóvil emite entonces una señal de 'desafío' encriptada, a la que el control remoto responde nuevamente con su propia respuesta cifrada. Una vez que el automóvil ha verificado esta respuesta dos veces, está listo para desbloquearse y arrancar con solo presionar un botón.