Nathan, un niño británico de 9 años, quedó tan impresionado al ver a Isabel II de Inglaterra que ante su presencia reaccionó cayendo de rodillas y saliendo a gatas de la habitación donde se encontraba la monarca, informa The Telegraph, según rt.

La reina Isabel visitó este miércoles en Londres la organización benéfica infantil Coram, la más antigua del Reino Unido, para inaugurar el Centro Reina Isabel II coincidiendo con el 350.º aniversario del nacimiento de Thomas Coram, fundador de la organización.

Durante la recepción la reina británica saludó a varios invitados al evento. Cuando los cantantes David y Carrie Grant le presentaron a su hijo adoptivo Nathan, que había sido acogido en Coram, el chico no pudo vencer su timidez. Se echo al suelo de rodillas y gateó rápidamente hasta otra sala, desde donde gritó "¡Adiós!". A todos los presentes les divirtió la reacción de Nathan.